Saltar al contenido principal

Trump sobre el pastor Brunson: "tendrían que haberlo devuelto hace mucho tiempo"

En esta foto de archivo, tomada el 11 de julio de 2018, el presidente estadounidense Donald Trump habla con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan cuando llegan a la cumbre de la OTAN, en la sede de la OTAN en Bruselas, Bélgica..
En esta foto de archivo, tomada el 11 de julio de 2018, el presidente estadounidense Donald Trump habla con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan cuando llegan a la cumbre de la OTAN, en la sede de la OTAN en Bruselas, Bélgica.. Tatyana Zenkovich / POOL / AFP

Ante el rechazo turco de poner en libertad al pastor estadounidense Andrew Brunson, reclamo de EE. UU., el presidente expresó que no se quedarán “sentados”. Una crisis diplomática que de lado y lado amenaza con más sanciones económicas.

Anuncios

El rifirrafe entre Estados Unidos y Turquía empeora por momentos. Y en ese escenario, que está afectando a las relaciones y economías bilaterales –sobre todo la turca–, hay una pieza clave: Andrew Brunson.

A pesar de que el ministro turco de Asuntos Exteriores expresara este viernes 17 de agosto que Turquía no quiere tener problemas con EE. UU., el Tribunal Penal de Esmirna rechazó por tercera vez esta semana la demanda de liberación del religioso estadounidense Andrew Brunson que reclama Washington.

Una valoración a la que no tardó en llegar la respuesta del presidente Donald Trump, en un tono de enfado. Según el mandatario, la Casa Blanca no va a quedarse “sentada” sin hacer nada contra la detención de Brunson. “Tendrían que haberlo devuelto hace mucho tiempo, y en mi opinión Turquía ha actuado muy, muy mal. No hemos visto el final de esto (…) no pueden tomar a nuestra gente”.

De Brunson a las amenazas económicas

El pastor protestante en conflicto fue detenido en octubre de 2016 y lleva casi dos años en prisión preventiva bajo la acusación de “espionaje” y “vínculos terroristas” con la guerrilla kurda PKK y la cofradía islamista del predicador turco Fethullah Gülen, enemiga del Ejército kurdo y presunta responsable del intento de golpe de Estado de 2016.

Para Turquía, aunque el clérigo Brunson reside en el país desde hace dos décadas, es un claro sospechoso. Pero para EE. UU. y sus defensores, esta trama es toda una fabricación, por lo que ha pedido reiteradamente su puesta en libertad.

“Turquía se ha aprovechado de EE. UU. durante muchos años. Ahora están reteniendo a nuestro maravilloso pastor cristiano, al que tengo que pedir ahora que represente a nuestro país como un gran rehén patriota", dijo Trump un día antes, añadiendo que “no pagaremos nada por la liberación de un hombre inocente, pero estamos reduciendo (relaciones) con Turquía”.

Aunque a principios de mes EE. UU. impuso sanciones económicas a los ministros turcos del Interior y Justicia, y Ankara respondió con las mismas medidas, se anticipan nuevas sanciones y amenazas. Algo que para Turquía está significado una grave caída de su moneda, la lira turca.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.