Saltar al contenido principal

El héroe deportivo Imran Khan, investido primer ministro de Pakistán

Anuncios

Islamabad (AFP)

Imran Khan, héroe nacional como exjugador de críquet, prestó juramento este sábado como primer ministro de Pakistán, abriendo una nueva era política bajo la promesa de luchar contra la corrupción y la pobreza.

Visiblemente emocionado, se trabó con algunas palabras durante la ceremonia celebrada en Islamabad. Juró "fe sincera y fidelidad a Pakistán" y obrar en "el interés de la soberanía, la integridad, la solidaridad, el bienestar y la prosperidad" del país.

El viernes, Imran Khan, de 65 años, fue designado primer ministro por la Asamblea Nacional con el apoyo de 176 diputados, cuatro más de los necesarios para obtener la investidura. Encabeza un gobierno de coalición.

Shahbaz Sharif, dirigente de la PML-N (Liga Musulmana Paquistaní), partido que acaba de perder el poder, obtuvo solamente 96 votos.

La ceremonia del sábado se llevó a cabo en el palacio presidencial ante las principales autoridades civiles y militares de Pakistán, dignatarios extranjeros y diplomáticos.

También estuvieron presentes todos los jugadores de críquet paquistaníes campeones del mundo en 1992, cuando Imran Khan era capitán, algunos jugadores indios especialmente invitados para la ocasión y varios artistas.

La nueva primera dama de Pakistán, Bushra Bibi, cubierta con un niqab blanco que sólo dejaba ver sus ojos, hizo su primera aparición pública desde su casamiento a comienzos de 2018.

El partido de Khan, Pakistan Tehreek-e-Insaf (Movimiento de Pakistán por la Justicia, PTI), ganó las elecciones legislativas del 25 de julio pero sin una mayoría de escaños para gobernar en solitario.

La victoria de Khan abre una nueva era en la política de Pakistán ya que pone fin a décadas de alternancia entre el PML-N y el Partido del Pueblo Paquistaní (PPP), centroizquierda, interrumpida cada tanto por gobiernos militares.

- "Traer el cambio" -

Pakistán, país de más de 200 millones de personas, nacido de la división de la India colonial británica y que esta semana cumpió 71 años, ha estado dirigido por el ejército durante casi la mitad de su compleja historia.

El excampeón de críquet prometió "un nuevo Pakistán" y se comprometió a luchar contra la corrupción y la pobreza.

En un discurso pronunciado el viernes poco después de su elección en la Asamblea Nacional, Khan prometió en un tono vehemente "traer el cambio que esta nación tanto necesita".

"Antes que nada, haremos a las personas estrictamente responsables de sus acciones, y me comprometo ante Dios a que cualquier persona que haya saqueado este país" asuma sus faltas, dijo.

También quiso borrar de un plumazo todas las acusaciones de supuesta interferencia del ejército a su favor durante la campaña electoral. "Estoy aquí después de 22 años de lucha, ningún dictador se hizo cargo de mí", afirmó.

Prometió que "cooperará" frente a las acusaciones de fraude en las elecciones de julio, tal como sostiene gran parte de la oposición.

Khan es idolatrado por millones de paquistaníes por su pasado como estrella de la selección de críquet campeona del mundo en 1992.

Aparte de su pasado deportivo, Khan es conocido ahora como el "Trump paquistaní" por su estilo populista y sus propuestas conservadoras.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.