Talibanes en Afganistán

Talibanes rechazan alto el fuego ofrecido por el gobierno

Archivo. Talibanes caminan mientras celebran el alto un fuego en el distrito de Ghanikhel de la provincia de Nangarhar, en Afganistán, el 16 de junio de 2018.
Archivo. Talibanes caminan mientras celebran el alto un fuego en el distrito de Ghanikhel de la provincia de Nangarhar, en Afganistán, el 16 de junio de 2018. Parwiz / Reuters

El grupo insurgente desestimó el cese de hostilidades propuesto por el presidente afgano, el mismo día que se atribuyera el secuestro de cerca de 200 personas.

Anuncios

El domingo 19 de agosto el presidente afgano, Ashraf Gani, decidió declarar un alto el fuego, durante tres meses, con motivo de la fiesta musulmana del Aíd al Adha o "Fiesta del Sacrificio", una de las festividades que conforman la centenaria ceremonia del Hajj. Es por eso que el anuncio fue realizado cuando millones de musulmanes de todo el mundo llegaban a Arabia Saudita para la peregrinación anual a la Meca.

"Anunciamos un alto el fuego que tendrá efecto desde el, lunes, el Día de Arafat (el segundo día de peregrinación a La Meca), hasta el día del nacimiento del profeta, siempre y cuando los talibanes hagan lo mismo", dijo Gani en un discurso conmemorativo del aniversario número 99 de la Independencia de su país.

Un alto de fuego condicional dado que si los talibanes no lo respetan, el Ejecutivo anunció que mantendrá sus operaciones militares.

"Nuestras operaciones continúan hoy y el alto el fuego no entrará en vigor hasta que los talibanes también anuncien un cese el fuego por su parte", aseguró Durranai Waziri, vocero del mandatario afgano.

Un día después, el 20 de agosto, los Talibanes rechazaron la oferta con la violencia que les caracteriza.

Talibanes secuestraron pasajeros de tres buses

El grupo islámico asumó la responsabilidad de un rapto de cerca de 200 personas que viajaban en 3 autobuses desde la provincia de Kunduz, en el norte del país, hacia Kabul.

Las personas viajaron a la capital afgana para conmemorar la celebración musulmana también conocida en español como "fiesta del sacrificio", que comienza en el país este 21 de agosto.

"Los buses fueron detenidos por combatientes talibanes, los pasajeros fueron forzados a bajarse y fueron llevados a un lugar aún no revelado", aseguró Esmatullah Muradi, portavoz del gobernador de la provincia de Kunduz, donde se registró el hecho.

Horas más tarde, fuentes oficiales informaron a la agencia de noticias EFE que la mayoría de las personas raptadas fueron puestas en libertad por los insurgentes, pero que decidieron mantener retenidos a quienes sospechan que pertenecen a las fuerzas de seguridad afganas.

Un alto cargo del Ministerio del Interior en Kabul informó que las autoridades en la zona están hablando con los dirigentes talibanes para conseguir la liberación de todos los rehenes.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24