La guerra de Afganistán

En la larga guerra en Afganistán no hay tregua que valga

El humo se eleva desde el sitio de un ataque en Kabul, Afganistán, 21 de agosto de 2018.
El humo se eleva desde el sitio de un ataque en Kabul, Afganistán, 21 de agosto de 2018. Mohammad Ismail / Reuters

El presidente Ashraf Ghani declaró un cese al fuego que no fue oído. El Talibán respondió con un secuestro masivo y ataques en Kabul.

Anuncios

Ni siquiera durante las fiestas sagradas del islam, Afganistán tiene un respiro. Ashraf Ghani, presidente de ese país, daba su mensaje por Eid al-Adha o “Fiesta del sacrificio”, y al fondo se oían las explosiones del último ataque del Talibán en Kabul.

Aún para los afganos, con tantos años en guerra, los ataques fueron algo inusual. Haji Mir Jahan, residente en Kabul, dijo que acostumbraba a celebrar el Eid con felicidad y tranquilidad, “pero ahora los ataques suicidas asustan a la gente, celebramos con problemas y tensión.”

Precisamente por advenimiento de las celebraciones religiosas, el máximo mandatario de ese país había declarado un cese al fuego. El Talibán, grupo insurgente yihadista que lo enfrenta, respondió con un secuestro masivo y con ataques en la capital.

Para algunos residentes, la vida en Afganistán está marcada por la incertidumbre de la guerra. Noor Mohamad, pastor de las afueras de Kabul, dice que cuando sale de la casa “no sabe si va a regresar de nuevo.”

Los ataques no cesan y las treguas no son respetadas

El país asiático vive un conflicto de más una década. El gobierno enfrenta al Talibán, que defienden una versión dura del Islam, y a grupos Yihadistas afiliados al Estado Islámico. Los ataques no cesan y las treguas no son respetadas.

Para el Talibán, un cese al fuego de tres días en el pasado mes de junio había ayudado estratégicamente a las fuerzas de Estados Unidos, que apoyan el gobierno de Ghani. El líder talibán, Sheihk Haibtullah, rechazó la última oferta de cese al fuego.

Para Estados Unidos, presente en el país desde 2001 trás los ataques al World Trade Centre de Nueva York, a pesar de haber apoyado los intentos de acercamiento del presidente afgano, es hora de pasar a otra estrategia. En días recientes, el secretario de Defensa, James Mattis, se atrevió a lanzar una sentencia: "América no está ganando en Afganistán." Por su parte, los asesores de Trump hablaron de privatizar la guerra.

Luego de años en el país asiático, el conflicto está en un punto muerto. El Talibán controla el 50% del territorio del país y el gobierno de Ghani se desgasta.

En un giro que puede cambiar el destino de la guerra, Rusia ha entrado en el juego. El Talibán anunció que tomaría parte de las conversaciones de paz en Moscú, el 4 de septiembre. Así lo anunció el ministro de exteriores ruso, Sergei Lavrov.

Las conversaciones se dan en medio de un contexto de recrudecimiento de la guerra. Según la Misión de Naciones Unidas en ese país, lo que va de 2018 ha dejado la tasa de muertos civiles más alta de los últimos 10 años.

Con Reuter y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24