Saltar al contenido principal
Historia

Historia del Hajj, la peregrinación musulmana a la Meca

La Meca es la ciudad donde nació el profeta Mahoma en el año 570. Considerado como el último de los profetas del islam, a Mahoma se le atribuyen las pautas de este rito centenario.

Anuncios

La Meca, en Arabia Saudita, es considerada la principal ciudad santa del mundo musulmán. Actualmente, la peregrinación, también conocida como el Hajj, convoca a más de dos millones de fieles del islam para transcurrir seis días dedicados a la espiritualidad.

Cada adulto musulmán debe al menos una vez en su vida hacer esta peregrinación que se establece como uno de los cinco pilares propuestos por el islam, entre los que también se cuentan la profesión de la fe, la oración diaria, la limosna, y el ayuno en el mes del Ramadán.

Para los fieles de esta religión monoteísta, los parámetros del Hajj fueron establecidos por Mahoma, el último de sus profetas, quien se encargó de actualizar el conocimiento impartido por Abraham, considerado el patriarca del islamismo y cuya existencia data de 1813 a 1638 antes de Cristo.

Estado de pureza y días de oraciones al dios Alá

La primera de estas pautas consiste en entrar en el estado sagrado y de pureza conocido como el ‘Ihram’. De esta forma se puede iniciar el peregrinaje.

La jornada de apertura incluye un recorrido de 8 kilómetros desde La Meca hacia Mina, un paraje desértico donde los portadores de la fe dedican un día entero en oraciones que recuerdan a Alá, nombre con que los musulmanes llaman a su Dios.

Prosigue un recorrido de 14.4 kilómetros con rumbo hacia el Monte Arafat o la montaña de la misericordia, escenario histórico para los musulmanes, pues allí fue donde el profeta Mahoma sentenció su último sermón.

Remembranzas de Abraham, el patriarca del islamismo

Otra de las jornadas se conoce como el ‘Gran Día de la Peregrinación’. Los musulmanes viajan de Muzdalifah hacia Mina, para ejecutar uno de los ritos más peligrosos. Los devotos lanzan siete piedras contra tres columnas denominadas Jamarat.

Se trata de un acto simbólico en el que se atenta contra el diablo, quien de acuerdo con las tradiciones islámicas buscó tentar al profeta Abraham para que doblegara su voluntad y no sacrificara a su hijo tal como se lo había pedido Alá.

En consecuencia, el rito siguiente es el sacrificio de animales, con el fin de recordar el pasaje del Corán, libro sagrado de los musulmanes, que relata cuando Alá intervino para que en lugar de matar a su hijo sacrificara a un animal.

La Kaba en la Mezquita Sagrada, escenario sagrado para los musulmanes

Finalmente, los peregrinos prosiguen su camino hacia La Meca e ingresan a la mezquita sagrada, Másyd al Haram. Allí giran siete veces alrededor de la Kaba, una estructura cúbica que simboliza el eje de la unificación de los musulmanes.

En el año 930, un movimiento de chiitas conocido como los Cármatas, llevó a este lugar una reliquia conocida como la piedra negra. Una piedra sagrada que habría sido blanca en un principio, pero que se tornó negra tras absorber los pecados de los miles de peregrinos que la han besado.

La esposa del Aga Khan III de Pakistán se considera la primera mujer en besar esta piedra en 1954, un ritual que por siglos fue destinado solo a los hombres.

En el final de la peregrinación, los hombres musulmanes se rapan la cabeza y las mujeres se cortan algunos mechones. Para un verdadero creyente del islam es una forma de clausurar el peregrinaje y demostrar que los pecados han sido limpiados.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.