Saltar al contenido principal

Brote de ébola cobra 59 vidas en el noreste de la República Democrática del Congo

Un ciudadano congolés recibiendo una inyección con una vacuna experimental contra el ébola por parte de un funcionario del Ministerio de Salud de la RD Congo, tras darse a conocer que tuvo contacto con una persona infectada con el virus. Mangina – RD Congo, Agosto 18 de 2018
Un ciudadano congolés recibiendo una inyección con una vacuna experimental contra el ébola por parte de un funcionario del Ministerio de Salud de la RD Congo, tras darse a conocer que tuvo contacto con una persona infectada con el virus. Mangina – RD Congo, Agosto 18 de 2018 Olivia Acland / Reuters

Solo tres semanas después de ser declarado el brote, ya son 59 las personas fallecidas a causa del brote de ébola en el noreste de la República Democrática del Congo (RDC) que afecta a dos de las regiones más aquejadas por la violencia.

Anuncios

Desde que el ministro de Sanidad congolés, Oly Ilunga, declaró el pasado 1 de agosto el segundo brote de ébola del año, han sido registrados 102 casos en las provincias de Kivu del Norte e Ituri. 75 de esos episodios han sido confirmados positivos del virus.

Las muertes probables por ébola ascienden a 59, de las cuales 32 ya han sido confirmadas positivas por la enfermedad.

Las muertes registradas en República Democrática del Congo a lo largo del mes de agosto ya son superiores a las que se produjeron en los tres meses del primer brote registrado en el año, en la provincia de Ecuador, que dejó 33 fallecidos.

Este segundo brote ha sido un reto para las autoridades y para la población debido a la localización de los focos, dado que estas zonas de la RDC son el escenario donde se ha desarrollado una buena parte del conflicto bélico en el país con constantes matanzas donde rebeldes de Congo, Ruanda y Uganda se enfrentan a las fuerzas gubernamentales.

Kivu del Norte, República Democrática del Congo

Controlar un brote de ébola en una zona de conflicto

Kivu del Norte, en el noreste del país, fronteriza con Ruanda, es la provincia más afectada. En la zona hay activos cerca de 100 grupos armados que han provocado unos 120 incidentes violentos en los que va del año. Por este motivo la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió sobre la necesidad de implementar diferentes protocolos para tratar la crisis, debido a que se trata -por primera vez- de un brote en una zona de conflicto en la que hay algunas zonas rojas a las que no hay acceso.

Las autoridades congoleñas no han ahorrado esfuerzos para evitar la propagación del virus e implementaron desde el 8 de agosto una campaña de vacunación con el tratamiento experimental RVSV-ZEBOV del que ha administrado unas 1693 dosis en todo el país.

La vacuna no cuenta con una licencia certificada, pero fue usada de forma experimental en Guinea Conakry durante la epidemia que vivió ese país de África occidental en 2014 y 2015 con buenos resultaos aparentemente.

El comité ético de la RDC autorizó cuatro nuevas moléculas terapéuticas experimentales suplementarias para administrar en todos los centros de tratamientos que fueron instalados en Kivu del Norte, como parte del plan desarrollado para mitigar la propagación de la enfermedad.

Debido a que ninguno de estos tratamientos cuenta con la aprobación de organismos internacionales, el ministerio indicó que estas moléculas serán administradas de forma complementaria a la vacuna RVSV-ZEBOV que ha probado ser eficaz dependiendo de las condiciones que presente cada paciente.

Ébola, una enfermedad mortal en el 90% de los casos

El virus del ébola se transmite a través del contacto directo con la sangre o fluidos corporales contaminados de una persona contagiada. En sus estados más avanzados es mucho más virulento, similar a otros virus hemorrágicos y sumamente contagioso, llegando a alcanzar una tasa de mortalidad del 90%.

En el momento en que una persona es infectada son descartadas otras enfermedades que presentan sintomatología similar como la malaria, cólera u otras fiebres hemorrágicas virales.

Hasta ahora, la peor epidemia de la enfermedad ocurrió en marzo de 2014 con casos aislados registrados desde el 2013 en Guinea Conakry, en África occidental desde donde se extendió a Liberia y Sierra Leona. El brote dejó 11.300 personas muertas y más de 25.000 casos registrados de diferentes grados de agresividad del virus.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.