Saltar al contenido principal

El Senado argentino aprobó por unanimidad los allanamientos a los domicilios de Cristina Fernández

La expresidenta y actual senadora argentina, Cristina Fernández de Kirchner, interviene durante la sesión en el Senado, el 22 de junio de 2018.
La expresidenta y actual senadora argentina, Cristina Fernández de Kirchner, interviene durante la sesión en el Senado, el 22 de junio de 2018. Luciano Ingaramo, Prensa Senado, AFP

La Cámara Alta autorizó a la Justicia la realización de registros en las casas de la expresidenta y actual senadora, que está siendo investigada por asociación ilícita vinculada al pago de sobornos para la adjudicación de obra pública.

Anuncios

Con el voto afirmativo de los 66 legisladores presentes, el Senado argentino aprobó la realización de allanamientos a los domicilios de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, un requerimiento del juez Claudio Bonadío que la investiga por liderar una supuesta asociación ilícita vinculada al pago de sobornos de empresarios a funcionarios de la administración kirchnerista a cambio de la adjudicación de obra pública.

A partir de esta medida, y luego de que el debate en la Cámara Alta no se concretara las dos últimas semanas por falta de quórum, el juez Claudio Bonadío está autorizado a realizar registros en los domicilios de la exmandataria en las ciudades de Buenos Aires y Río Gallegos, ubicada en la provincia de Santa Cruz, en el sur del país.

El cuerpo legislativo aprobó el proyecto en general, pero rechazó los requerimientos de Fernández, que había solicitado que no hubiera registros fotográficos y fílmicos de los procedimientos o, en caso que fueran inevitables, se garantizara que no serían filtrados para difusión pública.

Además, entre los pedidos de la expresidenta figuraba la presencia de sus abogados y un senador o senadora designados por ella, así como el resguardo de sus objetos personales. Sin embargo, estas solicitudes fueron desestimadas.

La decisión del Senado se dio a conocer tras más de siete horas de debate, en el que los senadores partidarios de Cristina Fernández defendieron su figura y avalaron la teoría de una persecución judicial en su contra, mientras que los detractores de la exmandataria defendieron la solicitud del juez.

“Esta denuncia que involucra plata sucia tiene mucho que ver con ese gran agujero negro de lo que hoy le falta a la gente”, aseveró el senador del bloque oficialista Cambiemos, Luis Naidenoff.

Mientras tanto, se espera que el juez Bonadío de la orden en las próximas horas para allanar los domicilios de Fernández, a la vez que seguidores de la exmandataria comenzaron a congregarse frente su vivienda en Buenos Aires en respaldo a la líder.

Por otro lado, si la Justicia pretende avanzar con un posible arresto de Fernández o nuevos registros a sus propiedades, deberá antes recibir el visto bueno del pleno de la Cámara Alta, dado que como senadora, la exmandataria cuenta con foros que la protegen de esos procedimientos.

Fernández denunció una “manipulación descarada, humillante y grosera”

Durante su intervención en el Senado, Cristina Fernández aseguró ser víctima de una “manipulación descarada, humillante y grosera, de hostigamiento” por parte del poder judicial y defendió su labor como presidenta del país sudamericano.

En un encendido discurso que se extendió por más de 40 minutos, la exmandataria advirtió que los allanamientos a sus domicilios constituirán un hecho “inédito” y aseguró que la causa liderada por Claudio Bonadío es parte del “uso del poder judicial como instrumento de persecución política en Argentina”.

Al mismo tiempo, la viuda del expresidente Néstor Kirchner (que lideró el Ejecutivo entre 2003 y 2007) no mostró arrepentimientos por sus actos durante el ejercicio de la primera magistratura, aunque lamentó “no haber sido lo suficientemente inteligente” para “convencer y persuadir” de que sus medidas “con errores o aciertos” habían significado una mejora de la vida de “millones de argentinos”.

Durante su alocución, Fernández comparó su situación con la de otros exlíderes de la región, como ‘Lula’ Da Silva en Brasil o Rafael Correa, en Ecuador. Además, lanzó duras críticas contra el gobierno de Mauricio Macri, al que acusó de estar detrás de estos procedimientos en su contra como un mecanismo para ocultar las consecuencias de sus políticas, a las que calificó de “espantosas”.

“Si creen que con esto van a hacer que cambie mis ideas, o que vote lo que ustedes quieran, no lo voy a hacer. Mal o bien pertenezco a una generación que creció con el miedo de que lo fueran a buscar para torturarlo, violarlo, desaparecerlo o tirarlo al mar”, sentenció.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.