Operador turístico británico evacúa hotel en Egipto tras muerte de dos turistas

Anuncios

Londres (AFP)

La agencia de viajes Thomas Cook anunció que evacuaba a todos sus clientes de un hotel en Egipto donde dos turistas británicos murieron el martes y otros viajeros enfermaron.

El grupo publicó un comunicado la noche del jueves en el que se declaraba "muy triste por la muerte trágica de dos clientes que se alojaban en el Steigenberger Aqua Magic Hotel en Hurghada", una estación balnearia en la costa del mar Rojo en Egipto.

Según la prensa británica, los fallecidos, John y Susan Cooper, eran una pareja de sexagenarios procedentes de Burnley, en el norte de Inglaterra, y que pasaban estas vacaciones en compañía de su hija y sus nietos.

"Aún no se establecieron las circunstancias de sus muertes. También hemos recibido informaciones del número inusualmente elevado de enfermos entre los clientes. Como la seguridad es nuestra principal preocupación, hemos tomado la decisión de evacuar a todos los clientes de este hotel", explicó Thomas Cook.

Una portavoz del operador precisó a la AFP que cerca de 300 de sus clientes se alojaban en este hotel de gama alta, de los cuales 218 venían de Reino Unido.

Estos turistas serán enviados a otro hotel de Hurghada o si lo desean podrán volver a sus casas desde este viernes.

"Seguimos trabajando con el hotel y apoyamos a las autoridades en sus investigaciones. Thomas Cook revisó por última vez el Steigenberger Aqua Magic Hotel a finales de julio de 2018 y recibió una puntuación de aprobación del 96%", señaló la agencia.

El hotel acogía a muchos otros clientes en el momento del incidente, y unas 1.600 personas en total se alojaban en él estos últimos días, aseguró la cadena británica BBC.

El gerente del hotel, la empresa alemana Deutsche Hospitality, no respondió por el momento a la AFP.

No se pudo contactar a las autoridades egipcias tras la decisión de la evacuación.

- Versiones encontradas -

El jueves, el gobernador del Mar Rojo, Ahmad Abdalá, había confirmado la muerte de dos turistas británicos ocurridas el martes y descartó "cualquier motivo criminal".

"El marido fue enviado al hospital tras sentirse cansado y murió allí. Cuando su mujer, que se encontraba en el hotel, recibió la noticia de su muerte sufrió una crisis nerviosa y murió igualmente según el informe médico preliminar", dijo a la AFP.

Según él, "la pareja era mayor y se encontraron muchos medicamentos en su habitación, entre otros para la tensión y la diabetes".

La fiscalía convocó a la hija de la pareja, que debía abandonar la estación balnearia el día del incidente, añadió. La fiscalía decidió practicar una autopsia al cuerpo de la mujer para "cerciorarse de las causas del fallecimiento".

Sin embargo, la hija de los difuntos, Kelly Ormerod, rebatió las declaraciones del gobernador y dijo que sus padres se encontraban hasta ese momento "en buena salud".

"No tenían ningún problema de salud. No tenemos ninguna explicación clara", señaló Ormerod en un comunicado transmitido a 2BR, una radio de Lancashire, la región de origen de su familia. "Papa no fue nunca al hospital, murió en la habitación del hotel delante de mí. Fui al hospital en la ambulancia con mamá, donde murió", contó.