Francisco en Irlanda

Irlanda recibirá al papa Francisco en medio de escándalos de pederastia que sacuden a la Iglesia

Una ráfaga de viento sopla el manto del papa Francisco en el Vaticano, el 12 de agosto de 2018.
Una ráfaga de viento sopla el manto del papa Francisco en el Vaticano, el 12 de agosto de 2018. Filipo Monteforte / AFP

Irlanda se alista para recibir al papa Francisco, 40 años después de la última visita de un pontífice a ese país. Esta vez, llega en medio de un intenso escándalo por varios casos de abusos sexuales a menores por miembros de la Iglesia.

Anuncios

El Encuentro Mundial de las Familias en Dublín, un evento católico que se celebra cada tres años, será el escenario de la visita del papa Francisco a Irlanda, una oportunidad que algunos de los ciudadanos de ese país quieren aprovechar para exigirle al pontífice acciones más contundentes contra los abusos sexuales a menores por parte de miembros de la Iglesia Católica.

De hecho, Francisco llega en el momento de más baja popularidad de esta institución, sacudida recientemente por un informe que desveló el abuso sexual de al menos 1.000 menores de edad en Pensilvania, Estados Unidos, en las últimas décadas.

De igual manera en Irlanda, un país de tradición católica, la sombra de la pederastia en la Iglesia aún es un tema que resuena en la sociedad, que hace apenas una decena de años fue sacudida por un informe que denunció 2.500 casos de violencia sexual a menores por parte de miembros del clero entre 1940 y 1980. Y es por esta razón que la visita del pontífice genera reacciones encontradas.

“Será recibido por los creyentes con alegría, pero incluso algunos de ellos esperan que sea capaz de arreglar una institución que ha sido sacudida desde sus propios cimientos”, aseguró Fintan O'Toole, periodista del periódico 'Irish Times'.

Otros ciudadanos critican el alto gasto que supone la visita del religioso, que solo estará en Irlanda durante 36 horas, y que se estima, será de 36 millones de euros, casi un millón por cada hora.

Una de las opiniones de gran eco ha sido la de Leo Varadkar, primer ministro de Irlanda, abiertamente gay. “Mi función es que el papa se sienta cómodo y seguro durante su visita. Además celebro que previamente haya declarado que él no es nadie para juzgar a los homosexuales. Y muchos hombres gays, lesbianas y bisexuales profundamente católicos han encontrado motivación en esas palabras”, declaró.

"Deberían existir estructuras más robustas para responsabilizar a aquellos que protegen a un predador sexual"

Por otra parte, víctimas de abusos sexuales por parte de miembros del clero también se han pronunciado con motivo de esta visita. "Deberían existir estructuras más robustas para responsabilizar a aquellos en las más altas esferas de la Iglesia que protegen a un predador sexual. Y no solo a los que están en el liderazgo de las diócesis más pequeñas. Cualquiera en el Vaticano que se interponga en la protección adecuada de los niños debería ser responsable también”, aseguró Marie Collins durante un evento enmarcado en la Reunión Mundial de Familias.

El Vaticano anunció que el Pontífice se reunirá con víctimas de abusos sexuales durante su visita.

Por su parte, el Cardenal Sean O´Malley, alto prelado de la Iglesia estadounidense, envió un mensaje en el que insta a convertir “la protección de niños y adultos vulnerables en la prioridad número uno de la Iglesia”.

El sábado 25 de agosto el papa oficiará una misa campal en Dublín a la que se estima, asistirán cerca de 80.000 personas. En el Encuentro Mundial de Familias se estima la participación de 30.000 personas.

El domingo 26 de agosto se desplazará al Santuario de Knock, al oeste del país, en el que orará con 45.000 peregrinos.

El último Pontífice que visitó Irlanda fue Juan Pablo II, en 1979.

Con EFE, AP y Reuters

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24