Saltar al contenido principal

Muere Abu Saad Arhabi, jefe local del grupo Estado Islámico en Afganistán

Un helicóptero militar sobrevuela el sitio de un ataque en Kabul el 21 de agosto de 2018.
Un helicóptero militar sobrevuela el sitio de un ataque en Kabul el 21 de agosto de 2018. Mohammad Ismail / Reuters

Abu Saad Arhabi, líder del autodenominado grupo Estado Islámico en Afganistán falleció junto a 10 de sus hombres en un ataque aéreo contra los escondites del grupo en la provincia de Nangarhar. Así lo confirmó el Gobierno afgano.

Anuncios

El jefe local del autodenominado grupo Estado Islámico en Afganistán, Abu Sasd Arabi, y 10 integrantes más de esa organización, murieron en diferentes bombardeos realizados por las fuerzas de seguridad del país.

La confirmación de la muerte del líder se conoció por medio de un comunicado emitido por la Dirección Nacional de Seguridad de Kabul este 27 de agosto, en el que también se informa que, tras el ataque, las autoridades afganas encontraron gran cantidad de armas pesadas, así como municiones dentro de los refugios donde estaban escondidos los integrantes de del grupo Estado Islámico. Las autoridades confirmaron que todo elemento hallado fue posteriormente destruido.

El gobernador de la provincia de Nangarhar dijo que con la muerte de Abu Sasd Arabi ya son cuarto los líderes del Estado Islámico en Afganistán asesinados entre 2017 y 2018.

Trascendió que el ataque fue apoyado por integrantes de las fuerzas militares estadounidenses. El teniente coronel Martin O'Donnell confirmó que Estados Unidos llevó a cabo un ataque en Afganistán en contra de un "alto líder de una organización terrorista designada".

Hasta el momento el autodenominado grupo no se ha pronunciado como usualmente lo hace a través de su agencia de noticias Amaq.

Presencia del grupo Estado Islámico en Afganistán

La filial local del grupo Estado Islámico, a veces conocida como Estado Islámico de Khorasan, ha estado activa desde 2015 atacando a los talibanes y las fuerzas afganas y estadounidenses desde su “fortaleza” en Nangarthar, convirtiéndose en uno de los grupos más peligrosos para este país.

Aunque se desconoce el número exacto de combatientes del EI dentro de Afganistán, el ejército de Estados Unidos estima que hay alrededor de 2.000 miembros.

Más de 150 combatientes del grupo Estado Islámico se rindieron a las fuerzas de seguridad afganas este mes en la provincia noroccidental de Jawzjan, donde el grupo lucha por el control de las rutas de contrabando hacia la vecina Turkmenistán.

Con Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.