Saltar al contenido principal

Por qué Francia le dice adiós a la telefonía fija

El viejo teléfono tiene los días contados en Francia.
El viejo teléfono tiene los días contados en Francia. Christophe Carmarans / RFI

Después de 139 años, el operador histórico francés se dispone a enterrar definitivamente la red telefónica tradicional. Desde noviembre se dejará de comercializar la línea fija, que cesará a partir de 2023.

ANUNCIOS

A partir del 15 de noviembre, los franceses ya no podrán solicitar la instalación de una línea telefónica fija al operador tradicional Orange (antes France Telecom). Si quieren un teléfono en casa deberán optar obligatoriamente con uno que funcione a través de internet con la tecnología IP. Cinco años después, empezará a desaparecer totalmente la red, ciudad por ciudad.

De este modo, el enchufe en forma de T presente en todos los hogares franceses pasará a ser una reliquia, 139 años después de la creación de la primera red telefónica, en París.

Actualmente, existen en Francia 20 millones de usuarios de la telefonía fija, una cifra que se ha dividido por dos desde 2012. Hartos de las llamadas a casa con fines comerciales y adictos al teléfono celular, los franceses han ido abandonando progresivamente la vieja RTC (Red Telefónica Conmutada).

Queda por resolver qué respuesta se le dará a los 9,4 millones de abonados a la telefonía fija que no tienen acceso a internet. La empresa Orange propondrá como solución a todos sus usuarios una “box”, un dispositivo con acceso a servicios de telefonía, televisión por cable y web en general.

"No hemos observado reticencias de ningún tipo frente a esta tecnología ni preocupación por su instalación"

Se trata de un desafío sobre todo para la tercera edad, menos familiarizada con esta tecnología y muy dependiente de la telefonía fija. Para ellos “habrá equipos simplificados”, afirma Laurent Benatar, director del Sistema de Información de Orange en declaraciones a 'Le Parisien'.

Las empresas francesas, que en un 70% siguen utilizando la vieja red, deberán adaptar sus actuales sistemas de comunicación por fax, sistemas de alarma, pagos con tarjeta o las llamadas de emergencia de los ascensores.

Orange se muestra optimista. Ha llevado a cabo una experiencia piloto en la región de Bretaña, donde 14 localidades están probando la vida sin telefonía fija. “La operación es un éxito. No hemos observado reticencias de ningún tipo frente a esta tecnología ni preocupación por su instalación”, asegura la compañía.

Uno de los efectos colaterales bienvenidos para los defensores de esta evolución es que permitirá extender el acceso a internet a las zonas remotas que aún no están cubiertas por esta tecnología.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.