Saltar al contenido principal

El Golfo Pérsico, centro de las tensiones entre Estados Unidos e Irán

Sitio petrolero iraní en la isla de Qeshm, estrecho de Ormuz.
Sitio petrolero iraní en la isla de Qeshm, estrecho de Ormuz. Eric Lafforgue/Corbis/Getty

La Guardia Revolucionaria iraní ha asegurado que el país controla totalmente el Golfo Pérsico y el estrecho de Ormuz, una vía clave para el suministro de petróleo.

Anuncios

Desde que Donald Trump se desmarcó de los compromisos del Acuerdo Nuclear de 2015 y restableció las sanciones contra Irán, las tensiones entre ambos países han ido creciendo y el Golfo Pérsico, donde se transporta alrededor del 30% del petróleo del mundo, se ha convertido en una zona clave en este conflicto.

El jefe de la Guardia Revolucionaria, el contralmirante Ali Reza Tangsiri, advirtió que tienen bajo su control tanto el golfo como el estrecho de Ormuz, que podrían bloquear como represalia a una acción hostil de Estados Unidos.

El presidente Hasan Rohaní también dijo esta semana que se podría cerrar el estrecho en caso de que EE.UU. decidiera cortar el comercio del petróleo iraní. A la primera ola de sanciones, lanzada a principios de agosto, se sumarán el 5 de noviembre otras medidas que afectan al sector petrolero y de gas, que desempeñan un papel capital en la economía de Irán.

Mapa del estrecho de Ormuz

Las declaraciones de Rohaní, que no acostumbra a ser tan vehemente, fueron interpretadas como un intento de acercarse al sector más radical del régimen, entre ellos los Guardianes.

Pero a pesar de estos intentos y del apoyo del líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, Rohaní sigue siendo atacado. El ministro de Trabajo y el de Economía han tenido que renunciar y el 28 de agosto, el presidente está convocado frente al Parlamento para rendir cuentas de la situación económica.

Mientras tanto, este lunes, al iniciarse en La Haya las audiencias ante la Corte Internacional de Justicia sobre el restablecimiento de las sanciones, Teherán denunció la voluntad de Washington de dañar "gravemente" la economía iraní.

Las audiencias deben durar cuatro días, durante los cuales la delegación de Irán abogará por la suspensión temporal de las sanciones, antes de que los jueces se pronuncien posteriormente sobre el fondo del caso.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.