Diplomacia

El presidente Macron expone las prioridades de su política exterior

El presidente francés, Emmanuel Macron, ofrece un discurso durante la conferencia anual de embajadores franceses en el Palacio del Elíseo, en París, Francia, 27 de agosto de 2018.
El presidente francés, Emmanuel Macron, ofrece un discurso durante la conferencia anual de embajadores franceses en el Palacio del Elíseo, en París, Francia, 27 de agosto de 2018. Philippe Wojazer /POOL/ EFE

El presidente francés definió ante el cuerpo diplomático galo sus prioridades en materia de política extranjera. Su discurso abrió la Conferencia Anual de los Embajadores franceses en Paris.

Anuncios

Emmanuel Macron dio un discurso en el palacio del Eliseo este lunes 27 de agosto ante los embajadores de Francia en el mundo.

Durante la alocución de hora y media el presidente de Francia expuso los cuatro pilares sobre los que pidió a sus embajadores trabajar con ahínco en este próximo año. Reiteró que el ritmo de las reformas se mantendrá y subrayó la importancia de asociar las comunidades francesas en el extranjero para participar y fomentar el prestigio de Francia en el mundo. "Espero mucho de ustedes", dijo al comenzar.

Los cuatro pilares son los mismos que el presidente expuso en su discurso durante el mismo evento en su edición del año pasado.

La seguridad como principal objetivo

El primero es la seguridad: la prioridad número uno sigue siendo la lucha contra el terrorismo. Hizo un corto resumen de lo logrado desde 2017: la conferencia contra la financiación del terrorismo organizada en París, la continuación de la operación Barkhane en el Sahel y las tareas llevadas a cabo tanto en Siria como en Oriente Medio.

En cuanto a la situación en Siria, Macron explicó que un cese al fuego es indispensable para luego dar paso a una solución política con apoyo europeo. Según el mandatario, el conflicto está en sus últimos meses y el país tendrá que enfrentar un reto humanitario en la región de Idlib. Una situación que será difícil porque el régimen sirio no da muestras de querer negociar. De hecho, Macron afirmó que la permanencia en el poder de Bashar Al Assad es un "funesto error".

La estabilidad de la región, que pasa por el mantén del acuerdo nuclear con Irán, es importante para Europa pues esta tiene repercusiones en el viejo continente. Calificó de "progreso" el refuerzo de la política común de defensa entre países de la Unión Europea desde 2017. A sus ojos una necesidad pues "Europa no puede seguir dependiendo de Estados Unidos en cuanto a seguridad", afirmó.

Diálogo con Washington y rol de la francofonía

Sin embargo, precisó que el diálogo con Washington es necesario en un mundo en donde la globalización ha creado divisiones, ya sea a través de la visión de la política exterior del presidente Donald Trump o del Brexit. A pesar de que esto último fue una “elección soberana” no puede poner en jaque la unidad.

El segundo pilar es la protección del bien común que Macron reagrupó en: continuar con la lucha contra el calentamiento global, la educación, la salud y las nuevas tecnologías. Sobre este último, recalcó la necesidad de una mayor regulación no solo a nivel de fiscalidad sino en cuanto al respeto de los datos personales y la lucha contra contenidos que hagan apología al terrorismo. Dentro de las ambiciones del presidente está hacer de Francia un centro de reflexión mundial sobre esos temas.

En tercer lugar, el comercio y la urgente necesidad de refundar "nuestro orden mundial internacional" para erradicar la desigualdad en este campo y los daños que ha hecho el multilateralismo. Macron afirmó que Francia y Europa, con la bandera de la democracia, tienen un rol histórico por desempeñar en ese campo. Quiere que se mantenga el diálogo coherente con China, India y África durante el G7 que presidirá el país galo en 2019.

Señaló que hay nuevos equilibrios que se han instaurado en varias regiones del mundo, entre ellas Latinoamérica y, por ende, deben pensarse nuevos ejes para la estabilidad internacional.

El presidente de Francia apoya su visión y rol de su país en ese nuevo orden mundial a través del idioma francés como soft power. Explicó que la enseñanza del idioma en el extranjero es fundamental y pidió al audiovisual francés FMM,-del cual forma parte France 24- reforzar su trabajo para el crecimiento de la francofonía en el mundo.

Hacia una visión progresista y humanista de Europa

Por último, se centró en su visión de la Unión Europea y la necesidad de renovar la cooperación internacional. "Ese será un combate largo y difícil" y "el centro de mi mandato porque estamos en medio de una crisis en Europa", dijo.

Enumeró todo aquello que ha dividido al bloque: el Brexit, el auge de nacionalismos, las diferencias económicas y las fracturas que ha dejado el tema de la inmigración. Al respecto explicó que Francia debe hacer avanzar las leyes en cuanto a las políticas de asilo. Un derecho que está consagrado en la constitución pero que se debe mantener la diferencia entre quienes lo merecen y aquellos que forman parte de la inmigración económica.

Tendió la mano a Rusia y a Turquía, no sin formular sus dudas sobre una posible adhesión turca al bloque. El proyecto del presidente Erdogan "es panislámico, antieuropeo y las medidas presentadas van en contra de nuestros principios".

Así, con la necesidad de una solidaridad europea para reconstruir la confianza mutua entre ciudadanos terminó Emmanuel Macron su discurso pidiendo a sus embajadores en el mundo no dejar que "la valentía decaiga".

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24