Saltar al contenido principal

Por “genocidio rohingya”, ONU llama a renuncia del jefe del Ejército de Myanmar

Min Aung Hlaing, el jefe de las Fuerzas Armadas de Myanmar, durante el evento de conmemoración del Día de los Mártires celebrado en Yangon, Myanmar, el 19 de julio de 2018.
Min Aung Hlaing, el jefe de las Fuerzas Armadas de Myanmar, durante el evento de conmemoración del Día de los Mártires celebrado en Yangon, Myanmar, el 19 de julio de 2018. Ann Wang / Reuters

Naciones Unidas identificó los factores que sustentarían el “genocidio intencional” a los rohingyas por parte de las Fuerzas Armadas de Myanmar por las que Min Aung Hlaing, el jefe del Ejército, fue llamado a renunciar.

Anuncios

Un “genocidio intencional” es el que, según la ONU, inició un año atrás contra los miembros de la minoría rohingya en Myanmar a través de una operación militar en el estado de Rakáin, liderado por los representantes de las Fuerzas Armadas, que deberán ser juzgados por un tribunal internacional.

En un panel sobre Derechos Humanos, la Misión Internacional de Investigación de Naciones Unidas indicó que la naturaleza de los crímenes cometidos en 2017 en el citado estado permitió establecer que lo que ocurrió allí fue con intención, por lo que llamó a la renuncia inmediata de Min Aung Hlaing, el jefe del Ejército.

Marzuki Darusman, el presidente de la citada misión Internacional de la ONU sobre Myanmar, fue el encargado de pedir la dimisión de Min Aung Hlaing y la señaló como “su único camino”.

De acuerdo con lo declarado por Darusman, en el informe realizado por su dependencia figuran Min Aung Hlaing y otros cinco generales como parte de un listado confidencial de los presuntos implicados en el genocidio.

La similitud entre la gravedad de los crimines, el alcance que tuvieron y la forma en la que fueron perpetrados, fueron algunos de los elementos en los que se basó este organismo internacional para, adicionalmente, señalar Aung San Suu Kyi, la líder de facto de Myanmar, de actuar con mucha "pasividad" ante el crisis.

"Hay suficiente información para investigar y procesar a los altos funcionarios en la cadena de mando de las Fuerzas Armadas, de manera que un tribunal competente pueda determinar su responsabilidad en cuanto al genocidio en el estado de Rakáin", señaló la mencionada misión de la ONU.

Los factores y antecedentes de la represión contra los rohingyas

La llamada “retórica del odio” que habría sido empleada por los líderes en los territorios habitados por los rohingyas es uno de los factores identificados por la ONU para sustentar su afirmación, así como el desarrollo de acciones en medio de un “contexto opresivo”.

Y es que apenas doce meses atrás el general Min Aung Hlaing aseguró que el despliegue para “resolver el problema” con dicha minoría étnica se convirtió para ellos en una labor “sin terminar”, punto que se suma al establecimiento de un supuesto plan de destrucción contra ellos.

Justamente en agosto del pasado año, las tropas del Gobierno de Myanmar lideraron una “brutal represión” en Rakáin supuestamente en respuesta a los ataques del Ejército de Salvación Rohingya a una treintena de centros policiales y militares.

Tras la escalada de represión, más de 700.000 miembros de la minoría se dieron a la huida hacia improvisados campamentos en los que permanecen refugiados en Bangladesh.

Tras la petición de la ONU por la dimisión del general Min Aung Hlaing, Facebook anunció el bloqueo de su cuenta en esta red social con el fin de “prevenir la incitación al odio” y la divulgación de noticias falsas.

Con EFE y Reuters

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.