Insatisfacción en el Parlamento iraní por explicaciones de Rohani sobre la crisis económica

Anuncios

Teherán (AFP)

El Parlamento iraní expresó este martes su insatisfacción al presidente Hasan Rohani frente a las dificultades económicas y sociales que atraviesa el país, en una audiencia parlamentaria inédita en Irán.

Se trata de la primera comparecencia de Rohani ante los diputados para explicar la crisis que sufre Irán, en un momento de tensiones atizadas por el tema nuclear y el restablecimiento de las sanciones estadounidenses.

Esta audiencia, que duró casi dos horas, se produjo después de la destitución por el parlamento de los ministros del Trabajo -el 8 de agosto- y de Economía, el domingo pasado.

A pesar de los intentos de explicaciones que dio el presidente, los diputados manifestaron su profunda insatisfacción en cuatro de los cinco temas que se sometieron a votación.

"No deberíamos decir que enfrentamos una crisis. No hay crisis. Si decimos eso se va a transformar en un problema para la sociedad y entonces será una amenaza real", dijo Hasan Rohani, blanco de las críticas tanto de los conservadores como de los reformistas.

Como de costumbre, Rohani no ofreció ninguna propuesta política concreta para sacar al país de la crisis actual, sino que dijo que la respuesta estaba en mostrar un frente unido.

"Se puede hablar de empleo, divisas, recesión, contrabando ... Creo que el problema está en la visión del futuro de nuestro pueblo", dijo.

"La gente no tiene miedo de Estados Unidos, tienen miedo de nuestros desacuerdos. Si el pueblo ve que estamos unidos, se darán cuenta que vamos a resolverles sus problemas", enfatizó el presidente.

Según las reglas del Parlamento, aquellos puntos que no obtuvieron respuestas satisfactorias, según los diputados, serán comunicados a la justicia para que emita una opinión.

El retiro de Estados Unidos del acuerdo nuclear de 2015 y el restablecimiento de las sanciones reforzaron las dificultades y debilitaron al presidente, reelecto el año pasado después de un primer mandato de cuatro años.

Por miedo a las sanciones estadounidenses, un gran número de empresas multinacionales anunciaron su retiro del país, entre ellas los grupos franceses Total, Peugeot y Renault, así como los alemanes Siemens y Daimler.

- El "palacio de los deseos" -

Rouhani buscó transferir la culpa a la administración del presidente estadounidense Donald Trump, diciendo: "No vamos a permitir a un grupo de anti-iraníes que se han juntado en la Casa Blanca para conspirar contra nosotros".

Sin embargo, una mayoría de iraníes culpa a su propio gobierno de fracasar en capitalizar con el acuerdo nuclear mientras tuvo la oportunidad, y por elevar las expectativas de la gente sin obtener resultados.

"Usted creó un palacio de deseos llamado JCPOA", dijo Mojtaba Zolnur, un diputado de la ciudad santuario de Qom, utilizando el nombre técnico para el acuerdo nuclear alcanzado en 2015 con las principales potencias.

"Con una patada de Trump, este palacio fue demolido, y usted no tenía una alternativa" para escenario, reprochó el diputado.

Otro diputado del ala reformista, Elías Hazrati, también había criticado a Rohani: "¿Qué hemos hecho de este país? lo hemos convertido en algo miserable (...) La clase media se acerca a la pobreza", lamentó el domingo.

Los opositores al presidente Rohani, desde hace largo tiempo hostiles a su voluntad de acercamiento con los países occidentales y en contra de cualquier flexibilización en materia de libertades civiles, denuncian también la corrupción como una causal más de la crisis.

En Irán el Parlamento tiene el poder de destituir al presidente y a pesar del despido de dos de sus ministros, Rohani está protegido por el líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, quien recientemente dijo que sacar al presidente significaría "jugar en favor del enemigo".