Condena a Navalny

Alexéi Navalny, principal líder opositor ruso condenado a 30 días de cárcel

El líder de la oposición rusa Alexéi Navalny es escoltado al vehículo policial después de su juicio en un tribunal de Moscú. 27 de agosto de 2018.
El líder de la oposición rusa Alexéi Navalny es escoltado al vehículo policial después de su juicio en un tribunal de Moscú. 27 de agosto de 2018. Vasily Maximov / AFP

La Justicia rusa envió nuevamente a la cárcel y por un periodo de 30 días, al opositor del gobierno del presidente Vladimir Putin, Alexéi Navalny, por organizar una marcha no autorizada contra el Kremlin a principios de año.

Anuncios

Un tribunal ruso condenó al opositor Alexéi Navalny a 30 días de prisión, por incumplir la ley vigente sobre manifestaciones, tras seguir adelante con una protesta en la que participaron miles de personas en enero pasado, a pesar de no contar con las autorizaciones necesarias.

Navalny fue detenido el pasado sábado, 25 de agosto de 2018, acusado de organizar una protesta en Moscú que se convirtió en una movilización multitudinaria como parte del boicot de las elecciones presidenciales de marzo, en las que Vladimir Putin fue reelegido para un cuarto mandato.

Navalny convocó a los ciudadanos a las calles luego de que su candidatura a la presidencia, en la que se enfrentaría a Putin, fuera rechazada por tener antecedentes penales. El opositor y abogado de profesión es considerado como el único con alcance electoral, capaz de pelear el puesto con el actual presidente.

Navalny convocó a una nueva manifestación nacional el 9 de septiembre

Durante su visita judicial, el opositor manifestó que su condena es una estrategia más del gobierno para impedir su participación en la protesta nacional convocada para el 9 de septiembre contra la propuesta de reforma de pensiones que, según las encuestas, cerca del 90 % de la población del país rechaza.

El dirigente opositor se ha convertido en uno de los mayores críticos de los ajustes que aumentan la edad de jubilación en ocho años para las mujeres (de 55 a 63) y en cinco para los hombres (de 60 a 65). Navalny sostiene que, al elevar la edad de jubilación, solo un porcentaje muy bajo de la población llegaría a cobrarla debido a que pocos superan la barrera de los 65 años.

A pesar de que el Gobierno intentó frenar la difusión de la decisión anunciada el 14 de junio, el mismo día que se inauguró la Copa Mundial de fútbol, y aprobada por la Duma en la primera lectura, la inconformidad popular no se detuvo.

La ley de reforma a las pensiones ha tenido un impacto negativo en el ya impopular Gobierno del primer ministro Dmitri Medvédev, por lo que el partido oficialista, Rusia Unida, se ha visto obligado a introducir varias enmiendas y a aplazar su aprobación definitiva.

A pesar de que el Ayuntamiento de Moscú rechazó la solicitud de Navalny para realizar una marcha por las principales calles de la capital rusa y un mitin a las afueras del Kremlin el próximo 9 de septiembre, autorizó una manifestación convocada por los comunistas para el día 2 del mismo mes.

Las autoridades locales respaldan su decisión alegando que el 9 de septiembre se realizarán las elecciones a la Alcaldía de Moscú, por lo que no está permitido ningún tipo de manifestación y advirtieron que se aplicarán fuertes castigos a quienes lleven a cabo protestas durante la jornada electoral.

A su vez, el Ministerio de Justicia de Rusia se negó a dar luz verde a la creación del Partido del Futuro, la nueva formación política de Navalny, argumentando que sus fundadores no presentaron todos los documentos requeridos.

A través de un video publicado en su página oficial, Navalny aseguró que Putin y el Kremlin le temen, ya que asegura que si lograra presentarse a las elecciones legislativas, él y su partido investigarían la corrupción dentro del Gobierno.

"Por eso, Putin no me deja presentarme a las elecciones y prohíbe que mi partido sea registrado", señaló. La "única forma de influir en el poder" es organizar manifestaciones antigubernamentales, añadió.

"Bloquearemos el aumento de la edad de jubilación saliendo a la calle. Puede prohibir nuestro partido, pero Putin no podrá privarnos del derecho a expresar nuestra opinión".

Navalny, quien ha sido detenido y encarcelado en innumerables ocasiones, ya ha demostrado su capacidad de convocatoria con las protestas realizadas en 2011 contra el fraude electoral y las manifestaciones contra la corrupción en la administración pública, en las que cientos de miles de personas en todo el país salieron a las calles.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24