Protestas en Argentina

Argentina se moviliza contra el "gatillo fácil" de la policía

Organizaciones sociales y familiares de jóvenes fallecidos a manos de la policía marchan en Buenos Aires, Argentina, para protestar contra el “gatillo fácil" de las fuerzas de seguridad. 27 de agosto de 2018.
Organizaciones sociales y familiares de jóvenes fallecidos a manos de la policía marchan en Buenos Aires, Argentina, para protestar contra el “gatillo fácil" de las fuerzas de seguridad. 27 de agosto de 2018. Javier Caamaño / EFE

Organizaciones sociales defensoras de derechos humanos en Argentina, protagonizaron marchas en varias ciudades del país para denunciar la violencia policial contra jóvenes, que sostienen, se ha agravado en el Gobierno del presidente Mauricio Macri.

Anuncios

Con consignas como "Ni un pibe menos, ni una piba menos, ni una bala más", organizaciones sociales y familiares de fallecidos a manos de la policía, salieron a las calles para manifestarse en contra del fenómeno que han denominado como "gatillo fácil". Aseguran que desde 1983, se han registrado más de 5.500 casos como consecuencia de la violencia policial en el país suramericano.

Con fotografías que recordaban a los jóvenes muertos, en su mayoría de orígenes humildes, cientos de personas marcharon desde el Congreso hasta la céntrica Plaza de Mayo en Buenos aires, capital del país, para exigir al Gobierno del presidente Mauricio Macri que se investigue y condene a los responsables de la violencia policial, que aseguran, se ha recrudecido durante su mandato.

Además de la capital, también hubo marchas en las ciudades de Córdoba, Mendoza y Mar del Plata, donde las familias expusieron los casos de sus seres queridos y pidieron el cese de "las muertes sistemáticas" en las calles, centros de reclusión y sectores populares.

María del Carmen Verdú, abogada de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), una organización que brinda asesoría legal a los familiares, señaló que el "gatillo fácil, las detenciones arbitrarias, la persecución y el hostigamiento a los pibes en los barrios, las torturas y las muertes en lugares de detención no son hechos aislados".

"No ocurren porque hay un loco suelto o un psicópata reclutado por error, sino que son parte de una política de Estado para el control y disciplinamiento de las personas más vulnerables en las barriadas populares".

La activista explicó que el incremento de los casos desde la llegada de Macri al poder en 2015 se debe a lo que califica como un respaldo por parte del mandatario a la dureza de la policía, al defender esta figura en los casos mediáticos.

"Ya es el propio Gobierno que nos dice en conferencias de prensa en cadena nacional que hechos como el fusilamiento de Juan Pablo Kukoc por la espalda por un policía bonaerense, es parte de la política pública que ellos promueven y propagandizan", dijo, haciendo referencia a un caso que generó polémica en Argentina, en el que un policía le quitó la vida a un joven que, presuntamente, apuñaló y robó a un turista. El uniformado fue defendido públicamente por el Gobierno, que a su vez le brindó asistencia legal durante el juicio.

Las organizaciones sociales condenaron el silencio del Ejecutivo frente a las denuncias, e hicieron un llamado a toda la comunidad argentina para rechazar cada uno de los 5.500 casos, que según ellos se han registrado, y exigen justicia.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24