Saltar al contenido principal

Brasil moviliza al ejército a su frontera con Venezuela, en respuesta a la crisis migratoria

Fotografía publicada por la Agencia Brasil que muestra al presidente brasileño Michel Temer después de anunciar que su país enviará tropas para reforzar la seguridad en la frontera con Venezuela, en el Palacio Planalto de Brasilia, el 28 de agosto de 2018.
Fotografía publicada por la Agencia Brasil que muestra al presidente brasileño Michel Temer después de anunciar que su país enviará tropas para reforzar la seguridad en la frontera con Venezuela, en el Palacio Planalto de Brasilia, el 28 de agosto de 2018. Fabio Rodrigues Pozzebom / AFP photo / Agencia Brasil

Mientras Colombia y Perú anunciaron medidas para enfrentar la crisis de migrantes venezolanos, el presidente de Brasil ordenó el despliegue de las fuerzas armadas en el Estado fronterizo de Roraima, para vigilar la situación.

Anuncios

Serían más de 52.000 los recién llegados a esta región del noreste de Brasil. Fronterizo con Venezuela, el municipio de Pacaraima ha visto pasar a miles de exiliados de la crisis socioeconómica del vecino país.

Una presencia que desencadenó recientemente actos de violencia xenófoba, apogeo de las tensiones suscitadas por la ola de migración en esta zona amazónica poco poblada.

El decreto firmado este martes 28 de agosto por el presidente brasileño, Michel Temer busca “minimizar los impactos del desastre humanitario” que conlleva esta crisis, pero también “ofrecer seguridad a los ciudadanos brasileños y a los inmigrantes venezolanos que huyen de ese país en busca de refugio”, expresó en una alocución el mandatario.

Una crisis migratoria que “amenaza la armonía” de América Latina, según Temer

El plan entrará en vigor este miércoles y se extenderá hasta el próximo 12 de septiembre. Una medida insuficiente para las autoridades de Roraima, quienes pidieron, sin éxito, un cierre temporal de la frontera para apaciguar la saturación de los servicios públicos en ese Estado, que se cuenta dentro de los más pobres del país.

Se estima que ingresan entre 600 y 700 venezolanos a Brasil diariamente, un “flujo cada vez más intenso”, según el presidente. Sin embargo, no permanecería en el gigante suramericano, más del 30% de estas personas.

En el cargo hasta el 1 de enero, fecha en la cual cederá su puesto al ganador de las elecciones de octubre, Michel Temer aprovechó también la ocasión para hacer un llamado internacional acerca de las consecuencias de la crisis que atraviesa Venezuela. Habló de una “trágica situación que hoy afecta a casi toda América del Sur”.

El mandatario aseguró también que su Gobierno buscará mecanismos internacionales para hacer frente a la crisis del país caribeño: “vamos a buscar el apoyo de la comunidad internacional para adoptar las medidas diplomáticas que resuelvan ese problema”, que, según él, “amenaza la armonía de todo nuestro continente”.

Por su parte, Colombia y Perú anunciaron nuevas medidas bilaterales. La principal, la creación de una base de datos conjunta para referenciar a los ciudadanos venezolanos presentes en ambos países. “Uno de los aspectos fundamentales es que las autoridades cuenten con la información de todas estas personas para poder organizar este fenómeno migratorio que cada día está creciendo”, explicó el jefe de Migración Colombia, Christian Krüger.

Desde Washington, surgió un nuevo llamado de Luis Almagro. El líder de la Organización de los Estados Americanos llamó a endurecer la presión contra el Gobierno de Venezuela, considerando como una “prioridad” que las naciones de la región apliquen más sanciones a Caracas, envuelto en una crisis generalizada que provocó el éxodo de por lo menos 2 millones de personas.

Con AFP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.