El EI golpea en Irak una semana después del llamado de su jefe a seguir el combate

Anuncios

Ramadi (Irak) (AFP)

El grupo Estado Islámico (EI) perpetró un ataque en Irak este miércoles, una semana después del llamado de su líder a continuar la Yihad (guerra santa), en el que un suicida hizo explotar un coche bomba matando a 11 personas, informó la policía.

La explosión, tuvo lugar a las 09H00 locales (06H00 GMT), y su objetivo fue un puesto de control en una entrada a la ciudad de Qaim, ubicada a 340 km al oeste de Bagdad.

Entre los muertos militares, dos eran soldados regulares y los otros tres miembros de Hashd al Shabi, milicias paramilitares que han apoyado al ejército en la lucha para expulsar al EI de Irak.

En una declaración, el EI reivindicó este atentado y mencionó al menos 50 víctimas entre muertos y heridos.

Según un informe de los servicios de seguridad iraquíes, el vehículo fue robado en una zona desértica cercana a Siria.

El vehículo pasó dos controles carreteros, pero en el tercero, los soldados y los miembros de Hashd al Shabi le dispararon, por lo cual el conductor se lanzó a gran velocidad y explotó sobre las barreras provocando las bajas.

Para el experto en movimientos yihadistas Hisham al Hashemi, el EI eligió este objetivo porque se trata de un sitio estratégico entre Siria e Irak, y una región donde no sólo se encuentran el ejército iraquí y los milicianos, sino también fuerzas estadounidenses y francesas, que integran la coalición internacional antiyihadista.

Este ataque "es para decir a todos: 'todavía tenemos el brazo lo suficientemente largo y podemos actuar rápidamente y atacar donde queremos'", dijo a la AFP.

Un miembro de Hashd señaló a la AFP que se trataba de "una reacción de los terroristas a las operaciones militares dirigidas contra Dáesh (acrónimo árabe del EI) en esta región desértica cercana a la frontera con Siria".

En la última grabación sonora que se le atribuyó la semana pasada a Abu Bakr al Baghdadi, máximo jefe del EI, dijo que "el Estado del califato se mantendrá si Dios lo quiere (... ) hará triunfar a la religión, y combatirá a sus enemigos".

Estados Unidos ha ofrecido una recompensa de 25 millones de dólares por la captura del líder del EI, quien en 2014 proclamó un "califato" en grandes partes de Siria y en casi un tercio de Irak.

Las fuerzas gubernamentales recuperaron la ciudad de Al Qaim, en manos de los yihadistas, en noviembre de 2017.