Saltar al contenido principal

Mónica Puig, compromiso con Puerto Rico más allá de las pistas

Anuncios

Nueva York (AFP)

La tenista Mónica Puig saltó a la fama en Rio-2016 cuando, contra todo pronóstico, se colgó el primer oro olímpico en la historia de Puerto Rico. A finales de 2017, el huracán María dejó cerca de 3.000 muertos en su país y, desde entonces, la boricua ha compaginado sus actuaciones dentro de la pista con sus esfuerzos fuera de ella.

"Fue un final de año muy duro para mí cuando todo pasó. Estaba en China cuando todo ocurrió y no hubo nada que pudiera hacer, tuve que esperar a que acabara la temporada para poder involucrarme", relató el martes en Nueva York, tras exhibirse en la primera ronda del Abierto de Estados Unidos.

"Estoy muy contenta y muy agradecida de haberme involucrado. Ha terminado siendo un éxito tremendo, aún hay mucho que hacer pero estoy al 100% con ello", agregó.

El huracán María se convirtió a mediados de septiembre del 2017 en el peor desastre natural en la historia de Puerto Rico.

Según un estudio de la Universidad George Washington revelado el martes, el balance oficial de muertos en el país boricua fue de 2.975, la mayoría de ellos por la interrupción en los servicios de salud a raíz de los cortes de energía y el bloqueo o destrucción de carreteras.

"Creé una web donde la gente dona dinero y con ese dinero analizamos las necesidades de la gente de Puerto Rico y luego compramos esas cosas acorde a ello", explicó la tenista de 24 años.

En las semanas posteriores al desastre, fue difícil conseguir comida, agua potable y gasolina; y muchos ancianos y enfermos que dependían de la energía para respiradores, diálisis o para refrigerar la insulina, por ejemplo, sufrieron las consecuencias.

"Conseguimos insulina para los hospitales, respiradores, material médico, combustible para que la gente pudiera cocinar, linternas que se recargan con luz solar para que la gente pudiera tener luz o recargar sus celulares... Ha sido un esfuerzo tremendo", añadió.

- Un estreno alentador -

Dos años después de su éxito inesperado en Rio-2016, que recuerda con una enorme sonrisa en su boca, la carrera de Puig, sin embargo, no ha terminado de despegar.

No en vano, desde entonces, solo ha llegado a la final de Luxemburgo, donde cayó ante la alemana Carina Witthöft (3-6, 5-7), y ocupa actualmente el 55º puesto del ranking de la WTA.

"Sólo tengo 24 años, tengo mucho dentro de mí, estoy intentando exprimir todo el talento que tengo dentro y espero que poco a poco eso se convierta en mejores resultados. Ahora estoy centrada en el proceso de ser mejor, de ganar más partidos y ver qué puedo hacer", señaló.

"Ahora tengo que seguir trabajando duro, concentrarme en el proceso para mejorar, seguir prestando atención a cada detalle y creer en mí misma", apuntó.

Y ese proceso está funcionando. Tras una lesión en Roma que la apartó del circuito durante varias semanas, la puertorriqueña ha ido elevando su nivel hasta firmar unas semifinales en New Haven hace unos días y debutar con un aplastante triunfo en el US Open por un doble 6-0 ante la suiza Stefanie Voegele.

"(Esta victoria) me genera mucha confianza porque fue una victoria muy sólida, no hice muchas cosas mal en la cancha, me mantuve muy enfocada en lo que tenía que hacer y espero que el próximo partido pueda ser más solida todavía y continuar así", sentenció.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.