Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

REPORTEROS

Catatumbo, los condenados de la coca

Saber más

LA ENTREVISTA

Denis Mukwege: “nuestra lucha tiene que ver con la conquista de la libertad”

Saber más

LA ENTREVISTA

Emmanuel Macron tacha de "muy grave" la desaparición de Jamal Khashoggi

Saber más

ECONOMIA

Economía china aún no siente el efecto de la guerra comercial

Saber más

ESCALA EN PARÍS

México, Tlatelolco, 2 de octubre de 1968 "una atmósfera de guerra"

Saber más

La muerte de los rinocerontes era previsible: historia de un fiasco keniano

© AFP/Archivos | Un rinoceronte negro, antes de ser transferido desde el parque nacional de Nairobi al de Tsavo Este, en el sureste del país, el 26 de junio de 2018

NAIROBI (AFP) - 

El traspaso de 11 rinocerontes a un parque nacional del sureste de Kenia no era, en principio, más que una mera formalidad. Pero acabó convirtiéndose e uno de los mayores fracasos de la historia de la protección de la fauna salvaje del país, que dejó atónitos a los defensores del medio ambiente.

Según varios testimonios corroborados por documentos consultados por la AFP, hubo varias advertencias, que fueron ignoradas o incluso ocultadas, sobre la alta salinidad del punto de agua previsto para los once animales, representantes de una especie gravemente amenazada, que murieron intoxicados por la sal del bebedero.

El trágico desenlace abrió un capítulo de acusaciones y reproches entre los diferentes protagonistas de la iniciativa.

A finales de junio, el ministro keniano de Turismo y Fauna Salvaje, Najib Balala, y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) anunciaron con bombos y platillos la conclusión de un proyecto de seis años, y que condujo al traslado de rinocerontes negros desde los parques de Nairobi y Nakuru (centro) a un nuevo refugio, un inmenso cercado de 100 km2, en el parque de Tsavo Este (sureste).

Pero, tras haber ingerido agua extraída a varios metros de profundidad, los rinocerontes murieron uno tras otro. El proyecto del Servicio Keniano de Fauna (KWS), financiado en un millón de dólares por WWF, se volvió una pesadilla.

Según Benson Kibore, director de la Asociación keniana de Veterinarios, que participó en la autopsia de los rinocerontes, el agua estaba tan salada que incluso corroyó una verja de metal cercana a la bomba.

- 'Interferencias' -

Al parecer, el agua salada les daba aún más sed a los animales, que consumían más y más. La lenta deshidratación de su cuerpo se tradujo en la desecación de sus tejidos y el espesamiento de su sangre.

Sin embargo, se llevaron a cabo una quincena de exámenes acuíferos entre febrero y mayo. Sus resultados, consultados por la AFP en agosto, indican una salinidad peligrosa. Según Kibore, ni siquiera se comunicaron estos datos a los veterinarios cuando los primeros rinocerontes cayeron enfermos, haciéndoles perder un tiempo muy valioso para encontrar un diagnóstico.

Cuando se confirmó el traslado, "estaba aterrado, estaba seguro de que habría un problema", aseguró por su parte Nehemiah Rotich, exresponsable del KWS.

El traspaso, imaginado por el órgano ejecutivo del KWS, fue rechazado en varias ocasiones por el consejo de administración del KWS a causa del agua y de la falta de vegetación en el refugio.

Brian Heath, un exmiembro del consejo, denunció presiones por parte de WWF para que se llevara a cabo. Ante el Parlamento, el expresidente del consejo de administración de KWS y reconocido paleontólogo Richard Leakey también criticó las "interferencias" de WWF.

El consejo, del que Leaky y Heath formaban parte, finalmente aprobó la transferencia en octubre de 2017, siempre y cuando el refugio fuera mejorado. Su mandato terminó en abril y tres meses más tarde, sin que un nuevo consejo -todavía sin nombrar- dirimiera sobre la cuestión.

- Pulso -

Los actuales responsables del KWS rechazaron responder a la AFP, sobre todo a la pregunta de quién aprobó finalmente el traslado.

Otros elementos sugieren, además, un pulso sobre la cuestión, como el acta de una reunión de mayo de 2017 sobre ese proyecto, en la que participaron responsables del KWS y Martin Mulama, experto en rinocerontes para WWF.

Una primera acta, a la que tuvo acceso la AFP, no hacía ninguna referencia a eventuales preocupaciones. Varios participares se quejaron y una segunda versión de esa acta indica que "el hábitat dominante no permite que se lleve a cabo la transferencia"

WWF niega toda injerencia y Mulama considera que la responsabilidad de este fiasco corresponde enteramente al KWS. "En ningún momento habríamos hecho algo que fuera desfavorable para la especia que intentamos proteger", dijo la organización a la AFP.

Además, afirma que, a parte de las variaciones meteorológicas, WWF no estaba al corriente de ningún problema relacionado con el refugio y que recibió "garantías regulares por parte del KWS de que el sitio era conveniente y seguro".

Exmiembros del consejo de administración del KWS acusan a Balala de haber autorizado el traslado en su ausencia.

- 'Una época sombría' -

El ministro rechaza ser el responsable, pero culpa al consejo de administración, defendiendo que si sus miembros se hubieran opuesto al proyecto deberían haber votado por su anulación, puesto que podían.

Balala asegura asimismo que su presencia en la ceremonia de lanzamiento del proyecto no debería interpretarse como una muestra de implicación profunda: "¿Acaso yo sabía lo del agua? ¿Acaso sabía yo que el consejo tenía objeciones? Ni siquiera estaba al tanto".

"Si quieren que dimita, que prueben el papel que jugué", dijo en una entrevista con la AFP.

Pero, para Paula Kahumbu, directora de la oenegé Wildlife Direct, el problema actual va más allá de la muerte de los rinocerontes.

"Hubo fallos a múltiples niveles, y el hecho de que varias autoridades rechacen cargar con ninguna responsabilidad es muy preocupante", considera.

La reciente construcción de un puente ferroviario a través del parque nacional de Nairobi y de otras infraestructuras en zonas protegidas son, para ella, la muestra de una "época muy muy sombría para Kenia" y su fauna salvaje.

© 2018 AFP