Saltar al contenido principal

Tregua entre Vizcarra y Keiko Fujimori termina abruptamente en Perú

El presidente peruano, Martín Vizcarra, se dirige al Congreso, el 28 de julio de 2018 en Lima
El presidente peruano, Martín Vizcarra, se dirige al Congreso, el 28 de julio de 2018 en Lima AFP/Archivos
ANUNCIOS

Lima (AFP)

La tregua de cinco meses entre el débil gobierno de Martín Vizcarra y la poderosa oposición liderada por Keiko Fujimori terminó abruptamente en Perú, dando paso a un conflicto de pronóstico reservado.

El fin de la distensión coincide con un aumento de la popularidad del mandatario y un declive del apoyo popular a la hija del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), cuyo partido -que domina el Congreso peruano- mantuvo acorralado al antecesor de Vizcarra, Pedro Pablo Kuczynski, hasta forzarlo a renunciar en marzo.

El punto de quiebre fue la propuesta del presidente de someter a referéndum una serie de reformas constitucionales, como prohibir la reelección de legisladores y restituir la bicameralidad del Congreso, en respuesta al escándalo de los audios de jueces que vendían sentencias.

"Lo que está pasando es una escalada en el conflicto político, no se sabe cómo acabará y su final es de pronóstico reservado", dijo a la AFP el analista político Fernando Rospigliosi.

La trepidante pugna se desató el domingo, cuando Keiko reveló en televisión que se había reunido dos veces con Vizcarra, en marzo y abril. El presidente lo negó al comienzo, aunque luego lo admitió.

Pero el conflicto venía incubándose silenciosamente desde el 28 de julio, cuando Vizcarra propuso el referéndum que espera realizar este año, mientras la oposición fujimorista desea posponerlo hasta 2019.

"A quien más perjudica esta guerra es al fujimorismo", declaró a la AFP el analista político Juan Carlos Tafur.

- "Sienten que les declararon la guerra" -

Colocar al referéndum como eje de la lucha contra la corrupción desató el rechazo de Fuerza Popular, el poderoso partido de Keiko que domina el Congreso desde 2016. El legislativo debe dar luz verde a la consulta para ser convocada, lo que se niega a hacer.

"No me van a doblegar, continuamos el rumbo que hemos trazado el 28 de julio, hagan lo que quieran, lo que puedan, pero no podrán contra el pueblo del Perú, que se ha decidido a combatir a la corrupción", dijo el martes Vizcarra en un acto público ante la negativa del Congreso a realizar este año el referéndum.

El jefe del legislativo, el fujimorista Daniel Salaverry, tomó estas declaraciones como una declaración de guerra y comparó a Vizcarra con el presidente venezolano Nicolás Maduro.

"Aquí estamos en el Perú, no en Venezuela, como para que un presidente salga a lanzar ese tipo de amenazas a otro poder del Estado", dijo Salaverry este miércoles.

Keiko desestimó realizar este año el referéndum, alegando que "la urgencia con la que (lo) plantean no corresponde a las necesidades del país", entre las que mencionó "la corrupción, la subversión, la anemia en los niños".

Las encuestas vaticinan apoyo para aprobar las reformas en el referéndum: 76% votaría a favor de prohibir la reelección de legisladores y 55% diría sí a la bicameralidad, según un sondeo de la firma Ipsos.

Paralelamente, la credibilidad del Congreso está de capa caída, con una aprobación de apenas entre 12% y 15%, mientras que la desaprobación de Keiko subió a su mayor nivel: 80%, según los sondeos.

En cambio Vizcarra ha visto aumentar la aprobación a su gestión, subiendo a 45%, más de 10 puntos respecto a julio.

Vizcarra ha ganado fortaleza al quitarle la iniciativa al fujimorismo, que venía marcando la agenda política peruana desde que consiguió la mayoría legislativa en 2016.

"Si mañana Vizcarra cierra el Congreso, recibirá aprobación", tal como ocurrió con Alberto Fujimori cuando disolvió el parlamento en abril de 1992, afirmó Tafur.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.