El festival Visa pour l'image, la constatación de un mundo en dificultades

Anuncios

Perpiñán (Francia) (AFP)

De la crisis de los rohinyás a la erupción volcánica en Guatemala, el festival internacional de fotoperiodismo Visa pour l'Image presenta este año en el sur de Francia los clichés más elocuentes de un mundo en dificultad, a semejanza de esta profesión, cada vez más precaria.

"Mostramos el mundo tal y como es, con sus dramas, alegrías, problemas. Y nuestras informaciones son verificadas, cosa que no siempre sucede en las redes sociales", sostiene a la AFP el director del festival de Perpiñán, Jean-François Leroy.

En total, más de 1.500 fotos, 25 exposiciones, conferencias y encuentros con fotoreporteros venidos de todo el planeta.

Leroy se congratula de que el festival haya "logrado mantener la gratuidad durante 30 años, cosa nada fácil" y de que el público responda: un promedio de 200.000 visitantes al año.

- Selección ecléctica -

Mientras el año pasado todos los nominados para el premio más prestigioso, el Visa d'Or Paris Match News, habían documentado la batalla estratégica de Mosul en Irak, la selección de 2018 es mucho más ecléctica.

Para esta 30º edición, los nominados son la francesa Véronique de Viguerie (The Verbatim Agency para Time y Paris Match) por "Yemen: la guerra que se nos esconde", Jalil Hamra (Associated Press), nacido de padres palestinos, por "¿Por qué Gaza?", el italiano Emanuele Satolli (Time) con "Gaza Border Killings", y Daniele Volpe, nacido en Italia, con "Guatemala, el volcán de fuego".

La situación de los migrantes se mantiene en un primer plano con el trabajo de la estadounidense Paula Bronstein, que desde 2012 retrata las discriminaciones y persecuciones que sufre la minoría musulmana de los rohinyás en Birmania. Sobre el mismo tema, está también la exposición del canadiense Kevin Frayer.

- Planeta contaminado -

Destacan además las imágenes turbadoras del belga Gael Turine sobre el desastre ecológico que golpea los ríos que atraviesan Daca, la capital de Bangladés, y a sus 18 millones de habitantes. Cada día, se vierten en ellos unos 10.000 metros cúbicos de residuos tóxicos, esencialmente de origen industrial.

También están los clichés del francés Samuel Bollendorff, que dio la vuelta al mundo para visitar zonas contaminadas por las industrias químicas, mineras y nucleares, "dejando como herencia a las futuras generaciones territorios enteros de nuestro planeta sucios".

Otro asunto poco tratado por los medios y presentado en Perpiñán: la ausencia de letrinas y la defecación al aire libre. La estadounidense Andrea Bruce dejó el terreno de la guerra en Irak y Afganistán, para viajar a Haití, Vietnam e India con el fin de documentar esta lacra sanitaria.

Casi 950 millones de personas defecan al aire libre en el mundo, de las cuales 569 millones en India, donde el agua insalubre y la ausencia de saneamiento provoca enfermedades y epidemias.

- La AFP en África -

El festival saluda a la vez el trabajo de los fotoperiodistas de la AFP en el continente africano, con la exposición de John Wessels en República Democrática del Congo, la de Luis Tato sobre las elecciones en Kenia y una proyección de Mohamed Abdiwahab sobre Somalia.

Se rendirá un homenaje a Shah Marai, jefe de fotografía de la AFP en Afganistán, muerto a los 41 años en un atentado en Kabul en abril.

Shah Marai trabajaba para la oficina de AFP en la capital afgana desde 1996 y se había convertido en uno de sus pilares. Contribuyó ampliamente a la cobertura del país bajo el régimen talibán así como en el momento de la invasión estadounidense de 2001 y de los acontecimientos que siguieron.

El festival, entre el 1 y el 16 de septiembre, estará marcado además por la precariedad creciente de los fotoperiodistas, en un contexto general de crisis para los medios de comunicación en el mundo, afectados por el auge de internet.

En Francia, numerosos fotógrafos lanzaron recientemente un grito de alarma en una tribuna firmada por profesionales independientes y empleados de agencias. "La fotografía nunca había funcionado tan bien en Francia, los fotógrafos nunca habían estado tan mal", destacaron sus firmantes.