El funeral de John McCain

El funeral de John McCain se celebra en la Catedral Nacional de Washington

Guardias de honor cargan el féretro del fallecido senador John McCain hacia la Catedral Nacional de Washington, el 1 de septiembre de 2018.
Guardias de honor cargan el féretro del fallecido senador John McCain hacia la Catedral Nacional de Washington, el 1 de septiembre de 2018. Eric Thayer / Reuters

Figuras políticas y de otras esferas de la sociedad estadounidense, se reúnen en la Catedral Nacional de Washington para dar un último adiós al senador John McCain, quien murió el 25 de agosto por un cáncer cerebral.

Anuncios

Último adiós al fallecido senador republicano John McCain. Diferentes homenajes se han desarrollado durante toda la semana en Arizona, su plaza política por más de tres décadas.

También se le rindieron honores en el Capitolio de Estados Unidos y en la Catedral Nacional de Washington, donde se desarrolla un servicio religioso en el que participan los más importantes líderes políticos estadounidenses de las últimas décadas.

Antes de la ceremonia, su esposa Cindy y otros miembros del Gobierno estadounidense, dejaron una ofrenda floral en el Monumento a los Veteranos de Vietnam, conflicto en el que McCain combatió como miembro de la Marina de su país y fue prisionero de guerra por seis años.

Tras este acto, a la Catedral Nacional de Washington empezaron a llegar los invitados al funeral, el exgobernador de Massachussets, Mitt Romney y su esposa, miembros de la Naval estadounidense en sus uniformes, e Ivanka Trump, hija del presidente Donald Trump y su esposo, Jared Kushner.

El presidente Donald Trump no fue invitado al funeral, por orden expresa del propio McCain antes de morir. Y es que sus rencillas y confrontaciones, nunca fueron un secreto para Estados Unidos, ni para el mundo.

Otra gran ausente fue su fórmula vicepresidencial de 2008 y exgobernadora de Alaska, Sarah Palin.

En una lucha por contener las lágrimas, Meghan McCain, la hija del fallecido, pronunció un discurso en el que enumeró los logros de su padre dentro y fuera del campo de batalla: "él era un gran hombre. Nos reunimos aquí para llorar el fallecimiento de la grandeza estadounidense, no de una retórica barata de hombres que nunca se acercarán al sacrificio que él ofreció voluntariamente".

Obama y Bush rindieron tributo a McCain

Quienes sí tuvieron protagonismo en el funeral por voluntad de McCain, fueron Barack Obama y George W. Bush, dos de sus rivales políticos que truncaron sus ambiciones de llegar a la Casa Blanca en 2008 y en el 2000, respectivamente.

Los dos expresidentes fueron invitados a pronunciar un panegírico durante la ceremonia, lo que ha suscitado aún más los elogios a la figura de McCain, que dan cuenta de su talante combativo, pero a la vez conciliador.

En su homenaje, el expresidente Barack Obama, quien asistió junto a su esposa, dijo que "John" no se dejó asustar del cáncer, y mantuvo siempre un espíritu optimista hasta el final: "demasiado terco para quedarse quieto, obstinado como siempre, ferozmente dedicado a sus amigos y, sobre todo, a su familia. Siempre mostraba su irreverencia y su sentido del humor".

Entre los personajes que fueron escogidos para llevar su féretro, están el exvicepresidente Joe Biden, el exalcalde Nueva York, Michael Bloomberg y el actor Warren Beatty. Una muestra del amplio espectro de la sociedad estadounidense a la que el senador logró marcar, durante más de tres décadas de servicio a su país.

El domingo 2 de septiembre, el cuerpo de McCain será llevado a una ceremonia privada en Annapolis, Maryland, y en la tarde será trasladado al cementerio de la Academia Naval, donde reposarán sus restos.

Con EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24