Netanyahu celebra decisión de EEUU de cancelar las ayudas a los palestinos

Anuncios

Jerusalén (AFP)

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu celebró este domingo la decisión estadounidense de terminar con el financiamiento de la agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA).

Washington, que hasta el año pasado era por lejos el mayor contribuyente de la UNRWA, anunció el viernes que no seguirá financiando esta "operación irremediablemente sesgada", dijo el Departamento de Estado.

"Esta decisión es importante y nosotros la apoyamos", afirmó Netanyahu, en una visita a una escuela en el centro de Israel, donde este domingo empezó el año escolar.

La agencia de la ONU ayuda a los palestinos -y a sus descendientes- que fueron expulsados o tuvieron que partir durante la guerra de 1948, por la creación de Israel.

Estados Unidos e Israel se oponen al hecho de que los palestinos puedan transmitir el estatuto de refugiado a sus hijos y quieren que se reduzca el número de personas que se beneficia de una ayuda de la UNRWA, algo que los palestinos denuncian como una violación a sus derechos.

Netanyahu ha cuestionado el número de refugiados palestinos inscritos en la UNRWA, afirmando que su país ha recibido refugiados del mundo entero, entre ellos supervivientes del Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial y judíos "desarraigados" de los países árabes en 1948, en la primera guerra israelo-árabe.

"Cientos de miles de judíos vinieron como refugiados, sin ningún bien y nosotros no los dejamos ser refugiados, se convirtieron en ciudadanos con igualdad de derechos en nuestro país", argumentó el Primer Ministro israelí. Los refugiados palestinos en el Líbano y en Jordania no tienen el mismo estatuto ni los mismos derechos que los ciudadanos de esos países.

La UNRWA "perpetúa la situación de los refugiados en lugar de buscar resolverlos", agregó. "Hay que poner fin a esta situación y utilizar el dinero para ayudar realmente en la rehabilitación de los refugiados", dijo.

El sábado, los palestinos, convencidos ya de que Estados Unidos quiere "liquidar" su causa, reaccionaron con ira y miedo a la decisión de Washington de poner fin a la financiación de la UNRWA.