Saltar al contenido principal

Por qué el incendio del Museo Nacional de Río es una catástrofe cultural

Vista aérea del atesorado Museo Nacional de Río de Janeiro, uno de los más antiguos de Brasil, el 3 de septiembre de 2018, un día después de que un fuego masivo desgarró el edificio.
Vista aérea del atesorado Museo Nacional de Río de Janeiro, uno de los más antiguos de Brasil, el 3 de septiembre de 2018, un día después de que un fuego masivo desgarró el edificio. Antonio Scorza / Reuters

Una vez controlado el incendio, expertos ingresaron al museo e iniciaron las evaluaciones de los daños causados por la conflagración. La pérdida es "incalculable" y afecta el acervo histórico de todo el continente.

ANUNCIOS

Técnicos de la Defensa Civil de Brasil ingresaron durante la mañana del 3 de septiembre a lo que quedó del Museo Nacional de Río, afectado por el incendio que consumió casi la totalidad de las 20 millones de piezas históricas que la institución recabó en 200 años.

Y mientras los brasileños lloran la pérdida, la publicación brasileña 'O'Globo' alertó que los técnicos del organismo deben realizar una evaluación en el lugar para determinar si existe un riesgo de que colapse por completo la infraestructura.

No obstante, lo que más preocupa a las autoridades y a los brasileños en general es saber qué ocurrió y qué objetos pudieron salvarse. Pero las respuestas preliminares no son nada alentadoras.

El Museo Nacional de Brasil, ubicado en la ciudad de Río de Janeiro, es administrado por la Universidad Federal de la ciudad. Con 200 años de historia (fue fundado en 1818) la institución exhibía una serie de obras y elementos encontrados en Brasil, pero también guardaba espacio para mostrar piezas de valor incalculable para la sociedad americana y mundial.

El Museo Nacional de Río de Janeiro envuelto en llamas

A pesar de que las autoridades de la institución no han ofrecido un balance de los daños causados por el incendio, han ofrecido una información parcial, en la que presumen que un alto porcentaje de las exhibiciones se han perdido por completo.

Investigadores, estudiantes y otras personas que trabajan en el museo expresaron a la agencia de noticias Reuters que las llamas podrían haber destruido alrededor de 20 millones de piezas, recabadas en 200 años.

Las valiosas piezas afectadas contaban la historia de miles de años

Una de las pérdidas más sensibles es la del cráneo de una mujer primitiva llamada Luzia, quien es considerada una de las primeras en habitar el continente americano. Sus restos fueron hallados por científicos franco-brasileños en 1975.

Los restos de Luzia, considerada la primera mujer en el continente, se había convertido en la principal atracción del Museo Nacional de Brasil. Reuters

De acuerdo con las pruebas de carbono practicadas, los huesos fueron datados en más de 11.400 años. Era una de las principales atracciones del museo.

En el lugar también se encontraba una de las colecciones más grandes de arqueología clásica de américa latina la cual contaba con más de 750 piezas de las civilizaciones griegas, romana y etrusca.

Por otro lado, en 1826, el museo incorporó más de 700 piezas de arqueología egipcia, la misma fue considerada como la más antigua del continente y la más grande de América Latina.

Además, el lugar conservaba más de 56.000 ejemplares y 18.900 registros sobre el acervo paleontológico en América Latina. Esta colección estaba formada en su mayoría por fósiles de plantas y animales provenientes de Brasil y de otros países.

La estructura del museo presentaba un deterioro prolongado

Luego de las dantescas imágenes del incendio han surgido versiones sobre el riesgoso estado de la infraestructura y un deterioro especialmente en el cableado de la red eléctrica.

De acuerdo con la información aportada a 'Globo TV' por, Luiz Duarte, subdirector del museo y que fueron tomadas por la agencia Reuters, la institución había sido descuidada por los gobiernos federales.

No obstante, en junio del año 2018, fue aprobado un financiamiento de 21,6 millones de reales (USD$ 5,23 millones) para realizar adecuaciones que entre otras cosas incluía un sistema moderno de protección contra incendio.

Esta es la segunda vez que en Brasil ocurre una tragedia similar. En 1978, un incendio en las instalaciones del Museo de Arte Moderno de Río supuso la desaparición de obras de artistas como Pablo Picasso, Salvador Dalí o Joaquín
Torres-García. Pero nada iguala la catástrofe del Museo Nacional de Río.

Con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.