Saltar al contenido principal

Primera sesión del parlamento en Irak, con dos bloques frente a frente

Anuncios

Bagdad (AFP)

El parlamento iraquí se reunió este lunes por primera vez, cuatro meses después de las legislativas ganadas por el nacionalista chiita Moqtada Sadr, que podría formar el próximo gobierno con el primer ministro saliente Haider al Abadi, en detrimento de un bloque pro-Irán.

Pocas horas antes de esta primera sesión parlamentaria, 16 formaciones iraquíes, incluidas las de Moqtada Sadr y Haider al Abadi, alcanzaron un acuerdo para formar una coalición gubernamental.

La coalición estará formada por 177 diputados, dijo a la AFP una figura cercana a Al Abadi, es decir, más de la mitad de los 329 parlamentarios elegidos en las legislativas de mayo, ampliamente boicoteadas y que fueron objeto de un nuevo recuento de votos debido a las acusaciones de fraude.

Por otro lado, otro ex primer ministro, Nuri al Maliki, vinculado con la Alianza de la Conquista de Hadi al Ameri, una coalición de excombatientes antiyihadistas afines a Irán, anunció haber obtenido las firmas de 145 diputados.

Ambos bloques reivindican ser la mayor coalición para formar gobierno, pues Maliki alega haber "obtenido las firmas de cada diputado" y no de los jefes de lista, como su competidor.

Así, el bloque Maliki-Ameri afirma haber atraído el apoyo de 21 diputados de la Alianza de la Victoria de Abadi.

Entre ellos, el exjefe de las unidades paramiliatres del Hashd al Shaabi, Faleh al Fayadh, que el primer ministro destituyó porque sospechaba que negociaba secretamente con la Alianza de la Conquista.

Estas deserciones, si se confirman, pueden inclinar la balanza de uno u otro lado, sobre todo porque los partidos kurdos --que tienen unos 60 diputados -- no se han pronunciado hasta ahora por uno de los dos campos, y negocian con ambos.

Por su lado, los sunitas están divididos en dos bloques.

- Un presidente kurdo -

Este lunes por la mañana, los diputados se habían congregado en el interior de la sede del Parlamento, en la ultravigilada zona verde de Bagdad, para prestar juramento y elegir al presidente de la Cámara, tradicionalmente un sunita, y a sus dos adjuntos.

Los diputados disponen de 30 días para elegir al presidente de la República, normalmente un kurdo, que debe obtener dos tercios de los votos y suceder a Fuad Masum. Circulan los nombres de varios candidatos, pero ninguno de ellos ha sido confirmado oficialmente por los grandes partidos kurdos.

Una vez electo, el presidente de la República tiene 15 días para encargar a la mayor coalición parlamentaria formar un nuevo gobierno.

Este gobierno debe hacer frente a una crisis social y sanitaria de gran magnitud.

La mayoría de los habitantes de Irak, especialmente en la provincia de Basora, tiene el sentimiento de que los beneficios obtenidos por la venta de petróleo no son repartidos de forma justa y denuncian los elevados niveles de desempleo en una región en la que las compañías petrolíferas emplean sobre todo a mano de obra extranjera.

Desde hace tres semanas, la provincia de Basora también se ve afectada por una grave crisis sanitaria, en la que 20.000 personas fueron ingresadas tras haber bebido agua contaminada.

Además, el futuro gobierno deberá hacer frente a la amenaza yihadista del grupo Estado Islámico (EI), derrotado a fines de 2017, pero que intenta seguir activo, y mató a tiros la noche del domingo a un hombre e hirió a tres más, a un centenar de kilómetros de Bagdad.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.