Cambio climático, Bangkok

Conferencia en Bangkok busca frenar el cambio climático

Activistas ambientales protestan frente al centro de Conferencias de las Naciones Unidas, en Bangkok, Tailandia, donde se lleva a cabo la Conferencia de Bangkok sobre el cambio climático, 4 de septiembre de 2018.
Activistas ambientales protestan frente al centro de Conferencias de las Naciones Unidas, en Bangkok, Tailandia, donde se lleva a cabo la Conferencia de Bangkok sobre el cambio climático, 4 de septiembre de 2018. Soe Zeya Tun/REUTERS

Los delegados de la ONU de más de un centenar de países trabajan a contra reloj para concretar normas, a partir de los Acuerdos de París de 2015, en aras de reducir la temperatura en este siglo en 2 grados centígrados.

Anuncios

Cerca de tres años después de que 195 países firmaran el pacto de París, y en medio del aumento de la temperatura, las sequías y los incendios forestales, delegados de la ONU consideran que la Conferencia en Bangkok es de carácter urgente.

Para la mexicana Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención Marco sobre Cambio Climático de la ONU, esta reunión en la capital tailandesa es “crucial” en aras de implementar lo acordado en París.

Entre los principales puntos de negociación están los compromisos relacionados con la reducción del uso de los combustibles fósiles y de las emisiones de dióxido de carbono, CO2.

Espinosa destacó que es “urgente” concertar directrices de trabajo antes de la cumbre del Cambio Climático que se celebrará en Katowice, Polonia, este diciembre.

A esta posición se sumó el primer ministro de Fiyi, Frank Bainimarama, quien dijo que esta cita en Bangkok es una sesión de “emergencia”.

Bainimarama advirtió que las naciones no están preparadas para implementar lo acordado en París, para reducir el calentamiento global.

Mayor financiación para menor dependencia de combustibles fósiles

Otro de los asuntos apremiantes que los delegados de un centenar de naciones reunidos tratan de concretar son los esfuerzos financieros de cada uno de ellos, para cumplir con las metas trazadas en París, en 2015.

El grupo de Países Menos Desarrollados, LDC, que incluye países insulares amenazados por la subida del nivel del mar, aseguró a través de un comunicado que se necesitan billones de dólares, para evitar que las naciones en desarrollo no utilicen los contaminantes de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo, el gas natural y el gas licuado del petróleo.

En 2017, la cantidad de gases de efecto invernadero liberados en la atmósfera alcanzó los máximos históricos, según el Informe Anual del Estado del Clima, emitido por Estados Unidos.

"Aquellos países con mayor capacidad y responsabilidad tienen que dar un paso al frente", indicó Gebru Jember Endalew, presidente de LDC, con sede en Etiopía.
 

Urge un mayor compromiso de los países desarrollados con altas emisiones de contaminantes

Estados Unidos es el segundo mayor contaminante del mundo después de China.
Sin embargo, el presidente Donald Trump decidió retirarse de los compromisos de París, al alegar que perjudica a la economía y a los trabajadores de su nación.

De acuerdo con las normas del acuerdo, la salida de Estados Unidos se hará efectiva hasta el 4 de noviembre de 2020, un día después de las elecciones presidenciales en las que Trump buscaría la reelección.

Entre tanto, durante este verano, el territorio estadounidense y países de Europa han sufrido devastadores incendios forestales, sequías y una ola de calor más fuerte de lo usual.

En las inmediaciones de la sede de la ONU, en Bangkok, donde se desarrolla la actual cumbre, decenas de personas se manifestaron para exigir la reducción drástica del uso de los combustibles fósiles, uno de los mayores causantes del calentamiento global.

El evento, que comenzó este martes 4 de septiembre en Bangkok, Tailandia, culminará el domingo 9 de septiembre.

Con EFE.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24