Saltar al contenido principal

El léxico de la crisis financiera de 2008

Anuncios

París (AFP)

"TBTF", "CDO" o "subprime" son algunos de los términos que describen las complejas actividades financieras necesarias para entender la crisis de 2008.

- TBTF, "Too big to fail" -

"Demasiado grande para caer". Esta expresión anglosajona se refiere a firmas financieras, bancos o aseguradoras de un tamaño tal que su quiebra podría desestabilizar otras empresas e incluso el conjunto de la economía.

Denominadas también "sistémicas", estas empresas se caracterizan por la importancia de sus actividades transfronterizas, sus interconexiones con otras instituciones financieras y la complejidad de las operaciones que realizan.

Durante la crisis, muchos grupos sistémicos de todo el mundo tuvieron que ser rescatados por los Estados.

- "Subprime" -

Son préstamos hipotecarios concedidos a hogares con una situación financiera precaria, gracias a los cuales muchos estadounidenses tuvieron acceso a la propiedad en los años 2000.

Estos créditos solían concederse con tasas de interés bajas y fijas durante los primeros años, y después variables. También dependían del valor de los bienes inmuebles.

En 2007, el mercado inmobiliario estadounidense se "dio la vuelta": las tasas aumentaron mientras los precios bajaban y muchos hogares que habían firmado estos préstamos se vieron incapaces de reembolsarlos. A través del fenómeno de la "titulización", el fenómeno se contagió a todo el sistema financiero.

- La titulización y los "CDO" -

La titulización es una técnica que consiste en transformar deudas ?como las hipotecas "subprime"? en títulos financieros que es posible vender en los mercados.

Para poder negociar con ellos en los mercados, estos títulos se agrupan en carteras de obligación colateralizada por deuda (CDO, por su sigla en inglés). Quienes los compran en teoría tienen la seguridad de recuperar su inversión inicial, pero también de recibir intereses en forma de un cupón, siempre y cuando se respeten todos los créditos.

Este sistema permite a los bancos no soportar ellos solos el riesgo de quiebra de los prestatarios. Pero el costo es un riesgo aún mayor en caso de que haya problemas: la propagación de la crisis a todo el sector financiero.

Cuando muchos hogares estadounidense fueron incapaces de devolver sus créditos, muy dependientes de los especuladores, estos productos financieros se desplomaron, provocando un efecto en cadena.

- Los "hedge funds" o fondos de cobertura -

Se trata de fondos muy especulativos que buscan beneficios rápidos con apuestas arriesgadas. No están sometidos a las mismas obligaciones de transparencia que otros tipos de fondos de inversión. Esa opacidad acentuó la dificultad para evaluar el alcance de la crisis de las hipotecas "subprime".

Esos fondos, que poseían una gran cantidad de CDO de alto riesgo cuando estalló la crisis, decidieron en algunos casos vender de forma masiva unos activos que ya presentaban una tendencia bajista.

Tuvieron un papel importante en la crisis, que comenzó realmente en junio de 2007 con el hundimiento de dos fondos de cobertura gestionados por el banco de inversiones Bear Stearns.

- Los CDS -

Los CDS (del inglés "Credit Default Swap") son seguros contratados por las empresas para protegerse contra el riesgo de impago de un crédito o una deuda. Durante la crisis, la aseguradora AIG, que vendía esos seguros de impago, tuvo grandes dificultades cuando varias compañías quebraron y tuvo que reembolsar a los compradores las pérdidas.

- Las agencias de calificación crediticia -

Las tres principales son Standard and Poor's, Moody's y Fitch. Atribuyen notas a las deudas emitidas por empresas y Estados para que los inversores puedan distinguir entre las más fiables y las más arriesgadas. Se cuestionó la labor de esas agencias de calificación durante la crisis, ya que dieron muy buenas notas a los CDO, sin tener en cuenta el riesgo que suponían.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.