Salvini vuelve a responsabilizar a Francia por la situación en Libia

Anuncios

Roma (AFP)

El ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, dijo estar dispuesto a regresar pronto a Trípoli, sumida en combates, y volvió a responsabilizar a Francia por el caos en Libia.

"Italia debe seguir siendo protagonista del proceso de estabilización en el Mediterráneo", declaró el líder de la extrema derecha el martes por la mañana en Twitter en referencia a Libia. "Estoy personalmente dispuesto a correr algunos riesgos y regresar pronto".

Salvini también compartió en la red social un video con sus declaraciones del lunes a periodistas en el que dice: "Evidentemente hay alguien detrás (de los combates actuales). Esto no sucede por casualidad. Mi temor es que alguien, por motivos económicos nacionales, ponga en peligro la estabilidad de todo el norte de Africa y por consecuente de Europa".

"Pienso en alguien que fue a la guerra cuando no debía hacerlo. A alguien que fija las fechas para celebrar elecciones sin avisar a sus aliados, la ONU y los libios", agregó.

Los periodistas interrogaron al ministro, que rechaza la llegada de migrantes a los puertos italianos, si Libia es un lugar seguro para desembarcar allí a los socorridos en el mar, Salvini respondió: "Pregúntelo a París".

El lunes la ministra de Defensa italiana, Elisabetta Trenta, también evocó "una responsabilidad" de Francia debido a su papel en la intervención militar internacional contra el régimen del coronel Muamar Gadafi en 2011.

"Es indiscutible que hoy este país se encuentra en esta situación porque alguien, en 2011, privilegió sus intereses", escribió la ministra. Roma fustigó regularmente a París los últimos años por el caos en Libia que favoreció la ola migratoria.

Trenta y Salvinia excluyeron una intervención de las fuerzas especiales italianas en Trípoli. Italia tiene más de 300 militares en Libia, destacados para la protección de un hospital en Misrata y la embajada en Trípoli. Proveen asimismo apoyo logístico a los guardacostas libios.

Trípoli se encuentra sumida en una confusa situación con combates al sur en los que participan varias milicias así como las fuerzas vinculadas al Gobierno de Unidad Nacional, reconocido por la comunidad internacional y con sede en la capital libia.