Caso Skripal

Reino Unido: identifican a dos ciudadanos rusos como sospechosos por el envenenamiento de Skripal

Archivo: soldados con equipo de protección en Salisbury, Inglaterra, donde un total de cuatro personas fueron envenenadas en Novichok.
Archivo: soldados con equipo de protección en Salisbury, Inglaterra, donde un total de cuatro personas fueron envenenadas en Novichok. Hannah McKay / Reuters

La Fiscalía nombró a Alexander Petrov y Ruslan Boshirov como presuntos responsables del ataque contra el exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia. La primera ministra Theresa May dijo que los acusados son oficiales de la inteligencia militar rusa.

Anuncios

Los investigadores británicos identificaron a Alexander Petrov y Ruslan Boshirov, dos ciudadanos rusos de alrededor de 40 años, como los principales sospechosos del ataque con el agente nervioso Novichok al exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia, quienes fueron encontrados inconscientes en un banco de una plaza pública el 4 de marzo en la localidad sureña de Salisbury.

Según la información brindada por la policía antiterrorista y el Servicio de Fiscalía de la Corona, Petrov y Boshirov están acusados de conspiración para asesinar a Skripal y de intento de homicidio de la hija del exagente ruso y de Nick Bailey, un oficial de policía que se enfermó cuando atendía a los Skripal. También enfrentan cargos por posesión y uso de Novichok, situación que infringe la ley de armas químicas.

De acuerdo a los investigadores, Petrov y Boshirov llegaron a Reino Unido desde Moscú el 2 de marzo en un vuelo de la compañía Aeroflot que aterrizó en el aeropuerto londinense de Gatwick. Ambos ciudadanos contaban con pasaportes legítimos rusos y se marcharon el 4 de marzo, aunque los investigadores británicos sospechan que los nombres de los ciudadanos rusos podrían ser alias.

En una rueda de prensa, el jefe de la policía antiterrorista de Reino Unido, Neil Basu, sostuvo que el Novichok fue rociado en la puerta de entrada de la casa de los Skripal en Salisbury y que los hombres habían sido vistos en las inmediaciones de la vivienda a través de las cámaras del circuito cerrado de televisión.

Asimismo, Basu señaló que encontraron rastros de contaminación del agente nervioso en la habitación de hotel en Londres donde se alojaron los dos sospechosos. E instó al público en general a brindar información para identificar a los hombres y delinear sus movimientos anteriores.

Los fiscales indicaron que se emitió una orden de arresto europea para Petrov y Boshirov, pero aclararon que no pedirán a Moscú que los extradite porque la constitución de Rusia no lo permite.

Además, Basu vinculó el caso Skripal con el envenenamiento ocurrido en Amesbury en julio, que provocó la muerte de Dawn Sturgess. La mujer y su esposo Charlie Rowley fueron afectados por Novichok, que se encontraba en una botella de perfume. El origen de esa sustancia fue ratificado el 4 de septiembre por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW).

Theresa May aseguró que los dos sospechosos son miembros de la inteligencia militar rusa

En un mensaje ante el Parlamento, la primera ministra británica Theresa May aseguró que los dos sospechosos por el envenenamiento de Sergei Skripal y su hija Yulia son oficiales de la inteligencia militar rusa que “casi con toda seguridad” actuaban con la aprobación del Estado al alto nivel.

Según relató May, el cuerpo de inteligencia británico determinó que Petrov y Boshirov integran el Departamento Central de Inteligencia de Rusia (GRU, por sus siglas en ruso), servicio de inteligencia militar de las Fuerzas Armadas de ese país.

En base a estas informaciones, la mandataria recalcó que “estábamos en lo correcto” cuando en marzo acusaron a Rusia de estar detrás del envenenamiento de los Skripal. En ese sentido, May instó a Moscú a controlar las actividades de sus oficiales de inteligencia militar.

“Queremos que Rusia actúe como un miembro responsable de la comunidad internacional. Eso significa que debe dar cuenta de las acciones temerarias e indignantes del GRU, que es parte del estado ruso”, recalcó.

En ese sentido, May consideró que Rusia intenta desestabilizar la seguridad de Reino Unido y adelantó que presionará por nuevas sanciones internacionales contra Moscú.

Cabe recordar que el caso Skripal desató a principios de año una fuerte tensión diplomática entre Rusia y los países de Occidente, que incluyó la mayor expulsión de empleados consulares desde la Guerra Fría.

Rusia asegura que los nombres difundidos por Reino Unido “no significan nada”
En respuesta a las divulgaciones de Reino Unido, el asesor del Kremlin para asuntos internacionales, Yuri Ushakov, sostuvo que los nombres de los sospechosos difundidos por las autoridades británicas “no significan nada para mí personalmente”.

“Especialmente desde que Scotland Yard dijo que estos nombres eran aparentemente alias. No entiendo por qué se hizo esto y qué tipo de señal envía la parte británica. Es difícil de entender”, justificó Ushakov.

En la misma línea, la vocera del Ministerio de Asuntos Exteriores, Maria Zakharova, recalcó que el caso requiere un análisis cuidadoso y, por eso, una estrecha cooperación entre Londres y Moscú.

“Nuevamente llamamos al lado británico a pasar de las acusaciones públicas y la manipulación de la información a la cooperación práctica a través de la aplicación de la ley”, subrayó Zakharova, en declaraciones citadas por la agencia de noticias rusa TASS.

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24