Saltar al contenido principal

Los hijos de Tayeb "subieron al cielo", víctimas de la guerra en Yemen

3 min
Anuncios

Dahyan (Yémen) (AFP)

Eran "inteligentes, educados, se comportaban bien, subieron al cielo", dice Zaid Tayeb de sus tres hijos muertos, como miles de civiles, en la guerra de Yemen.

Yusef, de 13 años, Ahmed, de 10 y Ali, de 9, fallecieron el 9 de agosto en el norte de Yemen cuando un ataque aéreo alcanzó el autobús en el que iban de excursión con sus compañeros de clase.

En Dahyan, a 20 km al norte de Saada, bastión de los rebeldes hutíes, la decoración del salón de su casa refleja de qué parte está.

Además de los retratos de sus tres hijos "mártires" figura el del jefe rebelde Abdel Malek al Huthi y el lema de los insurgentes: "Muerte a Estados Unidos, Muerte a Israel, vergüenza para los judíos y victoria para el islam".

El ataque del 9 de agosto, que causó 51 muertos, entre ellos 40 niños, según el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), ha sido atribuido a la coalición bajo mando saudita que lucha desde 2015 contra los hutíes, apoyados por Irán.

La coalición reiteró el lunes el carácter "legítimo" del ataque dirigido contra insurgentes aunque reconoce "errores" que ocasionaron "daños colaterales".

- Infancia "asesinada" -

A Zaid Tayeb tanto le da quién lo hizo. El caso es que perdió a tres hijos de golpe y solo le queda Mohamed, de 5 años, que va de un lado para otro por la casa vestido con ropa militar.

El 9 de agosto, "cuando me desperté (...) los vi vestidos con ropa nueva y les pregunté: ¿qué pasa?"

"Me contestaron que tenía que cumplir mi promesa de dejarlos participar en una excursión del colegio (coránico) donde sacaron muy buenas notas", dice. El padre se había opuesto a una primera excursión porque temía por sus vidas.

"Se subieron al autobús después de darme un beso y me saludaron con la mano" desde el interior.

"Me había alejado 100 o 150 metros cuando el autobús fue bombardeado", recuerda el padre.

"Entre el humo y los escombros saqué un primer cuerpo boca abajo, le di la vuelta y era mi hijo Ahmed. Nunca olvidaré ese instante".

Zaid Tayeb visita con frecuencia las tumbas de sus hijos. Hay restos del autobús colocados junto a las sepulturas, adornadas con ramos de flores de plástico.

Los hutíes organizaron funerales colectivos por los hijos de Dahyan que se convirtieron en una manifestación contra Arabia Saudita, a la que acusan de "asesinar a la infancia en Yemen".

La coalición encabezada por Riad suele acusar a los rebeldes de mezclarse con los civiles. Informes internacionales afirman por otro lado que los hutíes reclutan a niños soldados. También se sospecha que las fuerzas progubernamentales recurren a menores.

- 6.600 civiles muertos -

El bombardeo aéreo en Dahyan ha suscitado reacciones internacionales.

El domingo Estados Unidos y Reino Unido expresaron su satisfacción por la investigación de la coalición bajo mando saudí.

Un portavoz militar saudita, el coronel Turki al Maliki, anunció el lunes que a la luz de los resultados de la investigación tomarán tres medidas.

Primero, a nivel jurídico, la coalición sancionará a los autores de los "errores" que desencadenaron "daños colaterales" en este bombardeo. También revisará las normas para evitar bajas civiles y pagará compensaciones a las víctimas.

La guerra en Yemen opone desde marzo de 2015 las fuerzas progubernamentales (apoyadas por Arabia Saudita) a los rebeldes hutíes que controlan la capital, Saná, y extensas regiones del norte y del oeste.

El jueves Ginebra acogerá nuevas negociaciones, apadrinadas por la ONU.

Desde 2015, al menos 6.600 civiles murieron y otros 10.500 resultaron heridos, según ACNUR.

En julio, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) denunció el impacto devastador de la guerra. Al menos 2.200 niños murieron en combates durante esta contienda.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.