Saltar al contenido principal

¿Cómo va la paridad en los cargos públicos de México?

Senadores mexicanos juran, durante la inauguración de la nueva legislatura en el Senado en la Ciudad de México, el 29 de agosto de 2018.
Senadores mexicanos juran, durante la inauguración de la nueva legislatura en el Senado en la Ciudad de México, el 29 de agosto de 2018. Pedro Pardo / AFP

Si bien las cámaras están integradas de manera equitativa por hombres y mujeres, los puestos de decisión son ocupados por varones. De igual forma ocurre en otras instituciones de la administración pública.

ANUNCIOS

Por primera vez en la historia de México el Congreso está integrado por hombres y mujeres casi en la misma proporción. Por un lado la Cámara de Diputados se conforma a partir de este agosto por 259 hombres y 241 mujeres. También el Senado se forma por 65 hombres y 63 mujeres.

Las mujeres ocupan en esta legislatura el 48% y el 49% del total de escaños, respectivamente, un hecho nunca visto desde que en 1954 la economista Aurora Jiménez de Palacios se convirtió en la primera mujer en ocupar una curul en el Congreso federal.

Pero esta representación es engañosa. Según acusó la diputada Martha Tagle para ‘El País’, los partidos políticos no consideran “distribuir el trabajo entre hombres y mujeres” debido a que “los hombres no están acostumbrados a negociar con las mujeres”.

En el Congreso, los puestos de poder han sido dejados históricamente en manos de hombres. De acuerdo con el portal de noticias ‘Animal Político’ ni uno solo de los posibles coordinadores de bancada (partido político) sería mujer, por lo que ellas quedarían relegadas de las Juntas de Coordinación Política, órganos encargados de decidir los temas que se discutirán en los plenos de las cámaras.

Por otro lado, las presidencias de las mesas directivas de las dos cámaras fueron negociadas para quedar en manos de hombres: Porfirio Muñoz Ledo, un político de gran experiencia, preside la de la Cámara de Diputados y la del Senado será llevada por Martí Batres Guadarrama.

“Excluir a las mujeres de los cargos de decisión es una forma de violencia política”

De acuerdo con Cynthia Galicia, ombudsperson del Senado de la República, “sería aventurado decir que las directivas van a quedar integradas solo por hombres, aún falta esperar a la integración de las cámaras. Aparte las unidades de género del Congreso revisan que la integración se dé con paridad”.

En entrevista para France 24 la ombudsperson afirmó que en efecto “la paridad no está en términos administrativos. Excluir a las mujeres de los cargos de decisión es una forma de violencia política. Un problema es que todo el presupuesto puede bajar con decisiones hechas sin perspectiva de género”.

 
Por su parte Gloria Ramírez, coordinadora de la cátedra UNESCO de derechos humanos de la Universidad Nacional Autónoma de México, argumentó que “la paridad es un mecanismo para alcanzar la igualdad y las mujeres buscan alcanzar igualdad sustantiva, es decir, no solo en la ley sino en los hechos”.

La también académica, en conversación para France 24 dijo que lo importante es “no solamente acceder, sino ejercer. No basta con el acceso si al mismo tiempo las mujeres no pueden ejercer el poder. En esto aún hay una serie de obstáculos y es necesario saber identificarlos”.

“Pero no hay que dejar de reconocer el avance”, añadió Gloria Ramírez, “que no es suficiente”. En 2014 una reforma electoral incluyó el principio de la paridad de género en las candidaturas propuestas por los partidos políticos para los cargos legislativos locales y federales.

La paridad: un pendiente en la administración pública

El gabinete del presidente electo Andrés Manuel López Obrador tendrá 8 mujeres de un total de 17 secretarías (ministerios). Por primera vez las secretarías de Economía y de Gobernación (Interior) serán encabezados por mujeres. Esto contrasta con el último gabinete legal y ampliado del presidente saliente, Enrique Peña Nieto, que de 30 puestos solo dio 4 a mujeres: las secretarías de Cultura, de la Función Pública, de Desarrollo Agrario y el Instituto Nacional de las Mujeres.

De igual manera las mujeres han sido relegadas de otros ámbitos del servicio público. De 84 embajadas solamente 18 son encabezadas por embajadoras y solo tres de estas son representaciones diplomáticas relevantes para México: las embajadas en España y en la Federación Rusa, y la representación ante organismos internacionales con sede en Ginebra. La Suprema Corte de Justicia de la Nación se integra por nueve hombres y dos mujeres, y la Universidad Nacional Autónoma de México nunca ha tenido una rectora.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en 2015 las mujeres representaron el 52.7 por ciento del personal que trabajaba en las administraciones públicas de los estados (departamentos). Al mismo tiempo, solo 2 de cada 10 puestos de dirección eran ocupados por ellas.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.