Saltar al contenido principal

Michelle Bachelet asumió como nueva comisionada de Derechos Humanos de la ONU

La expresidenta de Chile, Michelle Bachelet, da declaraciones en su oficina en el Palacio Wilson en su primer día de trabajo como Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, Suiza.
La expresidenta de Chile, Michelle Bachelet, da declaraciones en su oficina en el Palacio Wilson en su primer día de trabajo como Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, Suiza. Fabrice Coffrini, Pool / vía Reuters

La chilena Michelle Bachelet asumió su cargo como alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, lo que ha generado expectativa por su experiencia como jefa de Estado y por haber sido víctima de represión en su país.

Anuncios

Michelle Bachelet tomó posesión como alta comisionada por los Derechos Humanos en Naciones Unidas en momentos críticos para los derechos en el mundo; no solo por las numerosas crisis y conflictos que se traducen en graves violaciones sino por la tendencia de algunos gobiernos a ignorar los pedidos que hace la ONU.

“Sé que las víctimas, que los defensores de los derechos humanos están esperando apoyo de mí y haré mi mayor esfuerzo para estar allí cuando lo necesiten” afirmó Bachelet este 5 de septiembre en sus primeras declaraciones a la prensa una vez asumió su nuevo cargo.

La nueva alta comisionada fue presidenta de Chile en dos oportunidades. Su primer día en su nuevo puesto comenzó con diferentes reuniones para empaparse de los temas urgentes, en la sede del organismo en la ciudad de Ginebra, Suiza, que será su hogar por los próximos cuatro años.

Caso de periodistas en Myanmar, entre las prioridades de Bachelet

Entre la lista que requieren atención inmediata por la comisionada Bachelet es el relacionado con la libertad de prensa y la condena a siete años de prisión que recibieron en Myanmar dos periodistas de la agencia Reuters, acusados de violar el secreto de Estado, durante una investigación sobre la masacre de integrantes de la minoría musulmana Rohingya.

Sobre este tema, Bachelet no dudó en señalar que la información suministrada por los periodistas era de “interés público” y que el juicio contra ellos lo considera una “parodia”, por lo que solicitó a las autoridades de Myanmar que los comunicadores sean liberados.

Desde ya, Bachelet y su equipo trabajan en su primer discurso que será ante el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU que dentro de una semana abrirá su tercer y último periodo de sesiones del año y en el que cada palabra que diga la funcionaria será evaluada y servirá para determinar el rumbo que tomará su gestión y su capacidad de acción en el cargo.

El CDH es un órgano intergubernamental integrado por 47 Estados pero gran parte de sus decisiones deben ser estudiadas y ejecutadas en terreno por la oficina que ahora será dirigida por la exmandataria chilena.

Un mundo adverso para el CDH y la ONU

La llegada de Bachelet llega cuando el 10 de diciembre se cumple el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Pese a esto, el aniversario coincide con el rechazo que están mostrando varios Estados hacia los principios básicos de los derechos humanos y críticas feroces cuando la organización que es encabezada por Estados Unidos.

El Gobierno del presidente Donald Trump ha reiterado recientemente sus amenazas de recortar sus subsidios para las entidades de los derechos humanos como la ONU, como ya sucedió con la UNWRA, la agencia de la ONU enfocada en la atención y auxilio de los refugiados palestinos.

Después de su primer día de trabajo en Ginebra, Bachelet viajará a final del día a la ciudad de Nueva York, donde se reunirá con el secretario general de la ONU, António Guterres para darle prioridad a algunos temas y determinar la ruta a seguir en diferentes proyectos que la ex mandataria chilena heredó de la anterior administración.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.