Saltar al contenido principal

Chemnitz reactiva el conflicto sobre migrantes en el gobierno alemán de Merkel

Anuncios

Berlín (AFP)

Los incidentes de Chemnitz crearon crispación entre los conservadores de la canciller alemana, Angela Merkel, y con sus socios socialdemócratas. El propio ministro del Interior calificó a la inmigración de "madre de todos los problemas".

Dos meses después de evitar un estallido de su coalición sobre este tema, Angela Merkel vuelve a verse fragilizada a su derecha, mientras se acercan las muy importantes elecciones regionales en octubre en Baviera.

Fue nuevamente el ministro alemán del Interior, el muy conservador Horst Seehofer, uno de los principales responsables del derechista CSU -principal aliado de la CDU (centro-derecha) de Angela Merkel- quien volvió a atizar el fuego.

Seehofer, uno de los mayores críticos con la política migratoria de Merkel, declaró al diario Rheinische Post: "la inmigración es la madre de todos los problemas en este país. Hace tres años que lo digo".

El ministro, que provocó una grave crisis gubernamental entre junio y julio, afirmó además que entendía "como ciudadano" que la gente se "manifestara" en Chemnitz, una ciudad del este de Alemania donde dos solicitantes de asilo, un iraquí y un sirio, fueron detenidos como sospechosos del asesinato de un hombre de 35 años

Ese suceso provocó varias manifestaciones de la extrema derecha contra los migrantes en la última semana, que se saldaron con varios heridos.

- Como Matteo Salvini -

Palabras similares a las de Seehofer habían sido utilizadas a principios de semana por su homólogo italiano de extrema derecha, Matteo Salvini, para quien los disturbios de Chemnitz fueron provocados por la política migratoria de la canciller

Según Salvini, Merkel "subestimó" la dificultad de integrar a cerca de un millón de migrantes en Alemania, tras dejarlos ingresar en el país en 2015 y 2016.

Las protestas de Chemnitz, en Sajonia, conmocionaron a Alemania en un momento en el que la extrema derecha está en auge, gracias a su discurso anti-Merkel y anti-islam, tras la llegada de esos solicitantes de asilo.

Seehofer hizo esas declaraciones a poco más de un mes de las elecciones regionales del 14 de octubre en Baviera, en las que su partido podría perder su mayoría absoluta y la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) podría lograr buenos resultados

Por su lado Merkel, que viajará próximamente a Chemnitz, denunció "el odio en la calle" y las "cacerías colectivas" contra extranjeros, que "no tienen su lugar en un Estado de derecho".

Pero el miércoles, el propio jefe regional de Sajonia, Michael Kretschmer, contradijo a la canciller y negó que hubiera en las calles "cacerías colectivas" o muchedumbres violentas, y atribuyó los disturbios a extremistas aislados.

- Conflicto -

Desde hace tres meses, Angela Merkel no consigue rebajar las tensiones en torno a los temas migratorios.

A principios de julio, logró in extremis evitar que se rompiera su coalición de gobierno, debido ya a un conflicto con su ministro del Interior sobre el rechazo en la frontera a solicitantes de asilo registrados en otros países de la UE.

Desde entonces, su gobierno trata de cerrar acuerdos bilaterales con países europeos para solucionar esos casos. Pero este jueves Seehofer criticó este tipo de compromiso, que sin embargo había aceptado en julio.

Por ejemplo, "respecto al acuerdo con Italia, por cada migrante que expulsamos, debemos aceptar a otro. Es un juego de suma cero (...)" que "no limita" la inmigración, aseguró Seehofer.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.