Saltar al contenido principal

Incertidumbre en cuanto a las discusiones yemeníes en Ginebra

Anuncios

Ginebra (AFP)

La incertidumbre persistía este jueves en cuanto a las conversaciones de paz sobre Yemen en Ginebra auspiciadas por la ONU, en tanto la delegación de los rebeldes hutíes chiitas es todavía esperada en Suiza.

Las partes en principio debían acudir este jueves a la sede de la ONU en Ginebra, pero a causa de la ausencia de la delegación hutí, que dijo estar bloqueada en la capital yemení, el enviado especial de la ONU, el británico Martin Griffiths, pospuso el inicio de las consultas para el viernes.

A la espera, el británico se hizo presente este jueves en el hotel en el que se aloja la delegación del gobierno, constató un periodista de la AFP, pero la ONU guardó silencio sobre las actividades de su emisario.

Griffiths, "mantiene esperanzas de ver la delegación de Saná (rebelde) presente" en Ginebra "para hacer avanzar el proceso político", indicó un comunicado de su oficina.

El enviado "continúa esforzándose para superar los obstáculos para que las consultas puedan avanzar", añadió.

Pero la delegación gubernamental dio 24 horas de plazo a los rebeldes hutíes para presentarse en Ginebra.

"Nos iremos si no llegan (...) en las próximas 24 horas. Mañana al mediodía tendrán nuestras noticias", dijo a los medios de comunicación en Ginebra Hamza Alkamali, miembro de la delegación gubernamental.

Éstas serían las primeras conversaciones desde el fracaso, en agosto de 2016, de un proceso de paz en Kuwait que se prolongó algunos meses.

El Consejo de seguridad de la ONU había instado el miércoles a las partes a "dar el primer paso hacia el fin de un conflicto" que está causando actualmente la peor crisis humanitaria mundial.

Pero el nivel de las expectativas de los beligerantes no es elevado y el propio Griffiths puso el listón bastante bajo, asegurando que se trata sólo de "consultas" para "sentar las bases" de "negociaciones formales (...) que empezarán más tarde".

Una señal de la brecha entre el gobierno yemeni, respaldado por Arabia Saudi, y los rebeldes hutíes, apoyados por Irán, es que no se prevé un encuentro cara a cara directo, salvo sorpresa, en estas consultas organizadas por el nuevo mediador de las Naciones Unidas.

- Las exigencias hutíes -

"La ONU no obtuvo la autorización de los países agresores (Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos) para proporcionar un avión omaní para transportar a la delegación (hutí), heridos y personas bloqueadas" en Saná, había explicado el miércoles una fuente rebelde.

Griffiths dijo la víspera que la ONU estaba "trabajando" para permitir que viaje la delegación rebelde hutí.

Este jueves, los hutíes recordaron las tres condiciones para ir a Ginebra : partir con un avión omaní, trasladar a sus heridos a Mascate, y la garantía de poder regresar a Saná, tras el fin de las negociaciones, explicó Hamid Assem.

"Estamos prontos para partir (a Ginebra), pero la ONU no ha cumplido sus promesas sobre los puntos acordados con su emisario", agregó el delegado rebelde, que además insistió en que la coalición "no quiere autorizar el vuelo".

Griffiths es el tercer mediador en el complejo conflicto yemení.

Los hutíes tomaron vastos territorios a partir de 2014 y controlan la capital, Saná. Y, si bien las fuerzas progubernamentales han reconquistado algunas zonas del sur en 2015, desde entonces han progresado muy poco.

En marzo de 2015, una coalición liderada por los saudíes intervino militarmente en Yemen apoyando a las fuerzas progubernamentales.

Según la ONU, desde marzo de 2015, al menos 6.660 civiles han muerto y 10.500 resultaron heridos en este conflicto.

La coalición y sus protegidos yemeníes insisten en la resolución 2216 del Consejo de Seguridad de la ONU, que reconoce "la legitimidad" del presidente Abd Rabo Mansur Hadi, exige la retirada de los hutíes de los territorios conquistados y la restitución de armas pesadas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.