Saltar al contenido principal

Los bandos en guerra en Yemen

Anuncios

Saná (AFP)

La guerra en Yemen opone las fuerzas gubernamentales, respaldadas por Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, a los rebeldes hutíes, apoyados por Irán, que se apoderaron de la capital, Saná, en 2015.

Los rebeldes

Los hutíes son zaidinos, una rama del chiismo que se concentra en el norte de Yemen y representa cerca de un tercio de la población. El movimiento que los representa se denomina Ansarulá ("Los partidarios de Dios") y está dirigido por un joven líder político-religioso, Abdel Malek Al Huthi.

Considerándose marginados tras la insurrección de 2011 contra el expresidente Ali Abdalá Saleh, los hutíes lanzaron una ofensiva fulgurante desde su feudo de Sada (norte) y entraron en Saná en septiembre de 2014 con la complicidad de las unidades leales a Saleh.

Tomaron el control de Saná en enero de 2015 y avanzaron hacia el oeste, el este y el centro, antes de ganar terreno hacia el sur y conquistar Adén dos meses más tarde. Esto obligó al presidente Abd Rabo Mansur Hadi a exiliarse en Arabia Saudita.

En marzo de ese año, Riad se puso a la cabeza de una coalición contra los rebeldes.

Blanco regular de misiles balísticos lanzados por los hutíes, Arabia Saudita acusa a Irán, su principal rival regional, y al Hezbolá libanés proiraní de formar y armar a los hutíes. Irán lo desmiente. Según Washington, armas iraníes fueron transferidas a Yemen.

Riad y Abu Dabi

Desde 2015, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos suministraron a las fuerzas leales a Hadi equipamientos ultramodernos. También desplegaron fuerzas especiales en el país.

La aviación de la coalición bombardea casi a diario objetivos rebeldes, pero a veces comete "errores" contra civiles, denunciados por las organizaciones internacionales.

Emiratos es muy activo en el sur del país y supervisa, desde este junio, una operación de las fuerzas progubernamentales hacia la ciudad portuaria de Hodeida (oeste).

El partido de Saleh

Ali Abdalá Saleh, en el poder durante 33 años, se alió a los hutíes de 2014 a 2017. Pero en diciembre de 2017, sus partidarios se enfrentaron a los hutíes, después de que estos le reprocharan su acercamiento a Riad.

Los rebeldes mataron a Saleh, pero su partido, el Congreso Popular General, que dominó la vida política durante mucho tiempo, sigue siendo una fuerza importante.

El presidente

El presidente Hadi, que cuenta con el reconocimiento de la ONU, no tomó la iniciativa de nuevo hasta el verano de 2015, gracias a la intervención de la coalición.

La contraofensiva permitió reconquistar cinco provincias del sur, y luego el estratégico estrecho de Bab Al Mandeb.

En 2017, las fuerzas progubernamentales lanzaron una gran operación en el suroeste, con el objetivo de retomar el control de todas las zonas del mar Rojo. Pero por el momento estas ofensivas no avanzan.

Los yihadistas

- La organización Al Qaida en la Península Arábiga (Aqpa), formada tras la fusión en 2009 de las ramas saudita y yemenita de la red yihadista sunita, aprovechó el debilitamiento del poder central para reforzar su presencia en el sur y el sureste.

Aqpa ataca a los hutíes y a las fuerzas progubernamentales. También opera de forma puntual en el extranjero, como cuando reivindicó el atentado contra el semanario satírico francés Charlie Hebdo en 2015.

La organización es blanco de numerosos bombardeos por parte de Estados Unidos. Emiratos también afirmó que ha contribuido al declive de esta red yihadista.

- El grupo Estado Islámico (EI) efectuó sus primeros atentados en marzo de 2015 contra mezquitas chiitas en Saná. Más tarde amplió sus operaciones hacia el sur, atacando los símbolos del Estado. Varios atentados suicidas fueron dirigidos contra las fuerzas de seguridad.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.