Saltar al contenido principal

En Luxemburgo, Macron continúa su cruzada contra los nacionalismos

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, rodeado de las estrellas europeas en el edificio Europa en Bruselas el 29 de junio de 2018, en el marco de la cumbre de líderes de la Unión Europea, sin Gran Bretaña, para discutir las reformas Brexit y la eurozona.
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, rodeado de las estrellas europeas en el edificio Europa en Bruselas el 29 de junio de 2018, en el marco de la cumbre de líderes de la Unión Europea, sin Gran Bretaña, para discutir las reformas Brexit y la eurozona. Ludovic MARIN / AFP

Con un encuentro con los líderes de Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo y una reunión este viernes con la canciller de Alemania, el presidente francés finalizará su gira en contra de los nacionalismos de cara a las elecciones europeas del próximo año.

Anuncios

Después de pasar por Dinamarca y Finlandia, el presidente francés Emmanuel Macron continúa en Luxemburgo su gira en busca de apoyos para hacer contrapeso a los nacionalismos euroescépticos que crecen en Europa.

En una visita oficial de un día, Macron se reunirá con los jefes de Estado de Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo (países que conforman la unión aduanera y económica Benelux), antes de encontrarse el viernes 7 de septiembre con la canciller alemana Angela Merkel en Marsella.

La estrategia del mandatario francés apunta específicamente a las elecciones europeas de mayo de 2019 que también tienen para él, a nivel interno, un cariz de plebiscito. Será la primera vez que su partido La Republique en Marche (LREM) se presente a estos comicios y, por eso, Christophe Castaner, delegado general, visitó el martes Bruselas para buscar alianzas con otros partidos progresistas con los que se pueda hacer una plataforma común de intereses.

Según la agencia AFP, el entorno del mandatario cree que "es necesario que En Marche pueda decir en diciembre-enero que tiene en Francia y otras partes una plataforma común, que represente una etiqueta diferente a las actuales, lo que puede permitir una recomposición". Para ellos el conservador Partido Popular Europeo (PPE) -la formación mayoritaria europea que conforman desde la CSU de Merkel hasta el partido nacionalista del primer ministro húngaro Viktor Orban- refleja "una forma de incoherencia".

En este contexto, Macron busca fortalecer su postura frente al ascenso de los grupos nacionalistas que dudan del papel de la Unión Europea, los cuales se hacen presentes en el este de Europa y ahora en Italia.

Esos episodios recientes se sumaron al antieuropeísmo que quedó en evidencia con la victoria del Brexit y el ascenso de la extrema derecha en Alemania.

A esos episodios podrían sumarse las elecciones de este domingo 9 de septiembre en Suecia donde los Demócratas de Suecia (SD), partido de ultraderecha, podrían alcanzar el 24,8% de los votos y ser la formación más votada por delante de los partidos tradicionales.

Encuentro a la sombra de los 'LuxLeaks'

Las reuniones de Macron con sus homólogos europeos tratarán sobre la política migratoria, su idea de un presupuesto europeo, la política de seguridad y defensa común de Europa que respaldó frente a sus embajadores, e incluso el 'Brexit'.

Emmanuel Macron ha asumido un papel protagonista entre los opositores de los gobiernos nacionalistas antimigrantes como Italia y Hungría, defendiendo junto a Angela Merkel una línea más moderada en materia de política de acogida. Por otro lado, Francia se opone a los países del norte de Europa, particularmente Países Bajos, en cuestiones presupuestarias y fiscales.

De hecho, si bien Luxemburgo ha salido de la lista negra de paraísos fiscales, sigue en la mira de París, que lo acusa de ser un líder de la optimización fiscal, la cual le hace perder 15 mil millones de euros por año, según un informe de la Comisión de Asuntos Europeos de la Asamblea Nacional francesa.

Esto en el marco del escándalo denominado 'LuxLeaks', investigación que destapó que desde el 2002 el Gran Ducado ha negociado acuerdos a medida con las grandes multinacionales para albergar algunas de sus subsidiarias a cambio de un impuesto muy bajo.

Recientemente, el ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, dijo que quería endurecer el tono de la optimización impositiva de los gigantes de Internet.

Convencer a Luxemburgo no será fácil porque se escuda en los 90 mil trabajadores transfronterizos que viven del lado francés en la región de Lorraine sumida en una crisis industrial, pero trabajan en el Ducado.

Merkel y Macron defienden distintos candidatos a la Comisión Europea

El tema de discordia entre Macron y Merkel está en el candidato para presidir la Comisión Europea en el 2019. Sin cerrar la puerta a otros postulantes, la canciller alemana apoya a Manfred Weber, presidente del grupo del Partido Popular Europeo (PPE) en el Parlamento Europeo, el principal partido en el hemiciclo. "La elección se hará en el Congreso del PPE en noviembre en Helsinki, pero repito que apoyo esta candidatura de Manfred Weber", dijo la mandataria el miércoles 5 de agosto.

Merkel dice adherirse a la regla del "Spitzenkandidat" que se usa desde el 2014, a través de la cual los jefes de Estado y de Gobierno suelen designar como presidente de la Comisión al líder del partido que obtuvo la mayor cantidad de votos en las elecciones europeas. Antes del 2014, los líderes europeos acordaban un nombre después de las negociaciones sobre otros puestos clave, como el Presidente del Banco Central Europeo.

Emmanuel Macron siempre se ha opuesto al "Spitzenkandidat" y preferiría reunir a los jefes de estado y gobierno alrededor de su candidato. Los rumores apuntan a que su elegida sería la comisaria europea de la Competencia, la danesa Margrethe Vestager.

Con AFP y Le Fígaro

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.