Saltar al contenido principal

El "gobierno Salvini" cumple 100 días en Italia

Anuncios

Roma (AFP)

El gobierno italiano del muy discreto Giuseppe Conte cumple el sábado sus primeros 100 días, en los que el omnipresente Matteo Salvini se ha afirmado como el verdadero jefe de este ejecutivo inédito en la Unión europea

Jamás, hasta el 1 de junio de este año, un país fundador de la UE había sido dirigido por un gobierno populista, producto de una alianza entre una formación antisistema, el Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y un partido de extrema derecha, la Liga de Matteo Salvini.

Con 17% de votos en las legislativas de marzo, éste parecía destinado a desempeñar un papel secundario frente al más de 32% del M5S.

Eso era conocer mal al muy mediático jefe de la Liga, que logró ser tratado de igual a igual en las negociaciones sobre el programa y la composición del gobierno, y luego no ha dejado de expresar a los cuatro vientos, ante la prensa o las redes sociales, su credo antiinmigración.

Menos de diez días después de su llegada al ministerio del Interior, Salvini aplicó su promesa de cerrar los puertos italianos a los migrantes, empezando por las 600 personas del barco humanitario Aquarius, obligados a desembarcar en el puerto español de Valencia.

Una crisis diplomática sin precedentes se abrió entonces entre Francia e Italia, que solo sería resuelta con la reunión entre Giuseppe Conte y su "amigo", el presidente francés, Emmanuel Macron.

Fue uno de los escasos actos de independencia del jefe de gobierno italiano, un profesor de derecho totalmente desconocido del gran público.

Prudente, Conte no ha renunciado a su cátedra de profesor de derecho privado y sigue en liza para remplazar a un decano de la Universidad La Sapienza en Roma.

- Ocupar terreno -

Entretanto, su ministro del Interior sigue ocupando terreno, al amparo de la cuestión migratoria vinculada a un sentimiento de inseguridad, y al creciente euroescepticismo de los italianos.

Tras más de medio centenar de mítines en todo el país desde junio, decenas de tuits y videos en formato selfie en Facebook, el mensaje de Salvini prende cada vez más.

Más del 60% de los italianos aprueba la "línea dura" del nuevo gobierno sobre el tema migratorio, y la Liga supera el 30% de intención de votos, por delante ahora del M5S, según los sondeos.

Sobre todo, Matteo Salvini, de 45 años, ha conseguido dictar la agenda del gobierno, en detrimento de su alter ego, el otro viceprimer ministro, Luigi di Maio, de 31 años, y jefe de fila del M5S.

Di Maio intentó ocupar el primer plano al atacar a Europa en otra crisis en torno a un barco con migrantes, el Diciotti. "La UE ha decidido darle la espalda a Italia una vez más", declaró a fines de agosto, y amenazó con "reducir los fondos que pagamos a la Unión europea".

En víspera de la presentación del presupuesto de 2019, los dos hombres fuertes de un gobierno claramente antiausteridad parecen no obstante bajar un tono en sus ataques.

En efecto, han prometido respetar el pacto de estabilidad, aunque el porcentaje del déficit público italiano no es aún conocido. En todo caso será inferior al 3% del PIB, pese a que Salvini y Di Maio amenazaron varias veces con superar ese umbral, para respetar sus promesas electorales.

Desde ese punto de vista, el "gobierno del cambio" está sumido en algunas indecisiones.

Hasta ahora ninguna de las grandes promesas de campaña ha sido adoptada, desde la "flat tax" -un impuesto reducido a 15 y 20%, prometido por la Liga- hasta el ingreso ciudadano de 780 euros por mes, defendido por el M5S, pasando por una flexibilización de una reforma que retrasa la edad de la jubilación.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.