Saltar al contenido principal

Por qué la ultraderecha juega un papel clave en las elecciones legislativas de Suecia

La policía impide el paso a manifestantes de izquierda durante un acto de campaña del partido de ultra derecha, “Alternativa para Suecia” celebrado en el parque Kings´s Garden. Estocolmo, Suecia. 7 de septiembre de 2018.
La policía impide el paso a manifestantes de izquierda durante un acto de campaña del partido de ultra derecha, “Alternativa para Suecia” celebrado en el parque Kings´s Garden. Estocolmo, Suecia. 7 de septiembre de 2018. Erik Simander / EFE

Según las encuestas ninguno de los principales y tradicionales bloques políticos tiene posibilidad de ganar la mayoría en el Parlamento, en parte por el posicionamiento de la extrema derecha.

Anuncios

Europa está atenta a los comicios parlamentarios que tendrán lugar en Suecia el 9 de septiembre y que podrían cambiar el rumbo del Legislativo sueco en un contexto en el que hay un aumento de sentimientos nacionalistas en diferentes países de la Unión Europa y que podría comenzar a tener un efecto de contagio.

El bloque de centro izquierda, que se unió a las minorías que gobiernan los partidos Socialdemócratas y Verdes con el partido de izquierda, cuenta con el respaldo de al menos el 40% de los votantes, según las más recientes encuestas de opinión. Dicho porcentaje representa una leve ventaja sobre el bloque conocido como Alianza de la centroderecha.

Por su parte los ultraderechistas Demócratas de Suecia, actualmente fuera de cualquier coalición y con un discurso de férrea oposición a la inmigración y a la membresía plena de Suecia en la Unión Europea, tiene alrededor del 18% de los votos y por lo tanto una unión con esta formación política podría dar la mayoría o podría mantener el equilibrio de poder en el Riskdag, nombre que recibe el Parlamento en Suecia.

Hacer una alianza con los Demócratas le daría a cualquier bloque una mayoría, pero los partidos que cuentan con más escaños en el Riskdag han descartado cooperar con una formación que tiene sus raíces en principios como la supremacía blanca, lo que podría dejar a los Demócratas solos y generar dificultades para la formación de gobierno tras los comicios.

Las alianzas entre partidos daría diferentes rumbos al Parlamento

Si bien la alianza de los Moderados, el Centro, Liberales y Demócratas Cristianos puede ser mucho más pequeña que la coalición de centro izquierda, es probable que pueda contar con el apoyo de los Demócratas, pieza clave para alcanzar la mayoría y así propiciar la salida del primer ministro Stefan Lofven.

Sin embargo, un posible acuerdo formal con los Demócratas probablemente haría que el Centro y los Liberales, que apuestan por políticas de inmigración más flexibles, cambien de opinión y abandonen la idea de una posible coalición debido a la posición radicalmente contraria que tienen los Demócratas frente al tema migratorio que han sido claros que de llegar a una alianza quieren tener influencia sobre las políticas, particularmente sobre inmigración a cambio de apoyo.

“Estamos preparados para derrocar a cualquier gobierno que creamos que no está llevando a Suecia en la dirección correcta”, afirmó Jimmie Akesson, líder de los Demócratas en una entrevista a la agencia de noticias Reuters.

Si los Demócratas alcanzan la mayoría de los escaños, eso ejercería mayor presión sobre los demás partidos, ya sea para alcanzar a toda costa un acuerdo entre ellos para mantenerlos a raya en sus políticas y hacer oposición parlamentaria o dado el caso reconocer la mayoría de esa formación política y en cierta forma someterse a sus políticas.

Según lo indica la página web oficial del Riskdag, cuando este se reúne por primera vez después de celebradas las elecciones parlamentarias, los miembros tienen como primera tarea decidir quién seránel nuevo presidente del Parlamento y cuáles serán los tres vicepresidentes. Los candidatos son elegidos de forma individual por un periodo electoral.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.