Saltar al contenido principal
Cultura

Simon Ghraichy, el pianista que resucita la música clásica

Desde hace un tiempo, pero sobre todo a partir de su disco 'Héritages', Ghraichy se ha convertido en el pianista más dinámico e interesante de la escena clásica. No solo por hacer que esta música, a la que llama "la Biblia", adquiera con él un toque más moderno, sino también por romper fronteras musicales con sus raíces.

Anuncios

Con Simon Ghraichy, músicos como Liszt, Debussy o Schubert vuelven a tener su época dorada. Y es que el artista franco-mexicano-libanés, afincado en París, los encarna con tal genialidad que desde las teclas de su piano vuelven a nacer.

De ahí que, especialmente desde 2010 y ahora con su disco "Héritages" de 2017, sea tildado un "rockstar" de la música clásica. Solo que él no lo siente así. Pese a sus rizos, sus movimientos y un vestuario que queda lejos al de un director de orquesta, dice que su "vida con la música, ha sido con la música clásica, y yo mismo me considero un pianista clásico para siempre".

Un pianista clásico porque estudió las grandes composiciones en importantes escuelas como el conservatorio de París o la academia Sibelius de Helsinki. No obstante, en su álbum "Héritages" mezcla esa tradición clásica con músicas que beben de sus raíces, además de atreverse con las ajenas.

El acierto innato de Ghraichy es amar a los compositores europeos que estudió, pero también tener "la curiosidad por mis herencias, por mi madre mexicana y mi padre libanés", y explorar otras melodías, ya que no cree "que haya fronteras en la música". Lo que le llevó en 2016 a firmar un contrato con el mítico sello clásico Deutsche Grammophon.

"Tengo una apertura al mundo con mis tres pasaportes, con mis tres culturas, y disfruto mucho de esto por mi manera de interpretar y programar (...) Cuando miro 'Héritages', con varios compositores hispánicos y latinoamericanos, hay mucho éxito con este repertorio porque se siente que al público le gusta la tradición de Mozart, pero también tiene ganas de descubrir otras cosas, otros cielos", dijo a France 24 el pianista.

Aun así, Simon Ghraichy le tiene un respeto profundo al repertorio clásico: "Son obras tan profundas que se tocaron en el siglo XVIII, pero también en el XX, XXI (...) es música como la Biblia, no tiene tiempo y no hay que cambiarla. Lo importante es la inteligencia de la programación, qué combinación hacemos juntos".

En esta crónica hablamos también de la época de festivales de cine que vivimos, desde la alfombra de la Mostra de Venecia cuyo León de Oro se llevó Alfonso Cuarón con "Roma", hasta el homenaje que hace Deauville al cine estadounidense, pasando por el cine con acento andino visto en el Festival de las Alturas de Jujuy, en Argentina. Además de eso, Eminem vuelve a ser protagonista por la presentación sorpresa de su disco "Kamikaze".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.