Saltar al contenido principal

Naomi Osaka, la nueva estrella que venció a Serena Williams en la final del US Open

La japonesa Naomi Osaka celebra ante la estadounidense Serena Williams en la final femenina de individuales en el US Open 2018, en el USTA Billie Jean King National Tennis Center de Nueva York, el 8 de septiembre de 2018.
La japonesa Naomi Osaka celebra ante la estadounidense Serena Williams en la final femenina de individuales en el US Open 2018, en el USTA Billie Jean King National Tennis Center de Nueva York, el 8 de septiembre de 2018. Timothy A. Clary / AFP

Con tan solo 20 años, Osaka hace historia y se convierte en la primera japonesa en ganar una final femenina del Abierto de Estados Unidos. La joven tenista batió a su ídolo, Serena Williams, por 6-2 y 6-4.

Anuncios

Nace una nueva estrella. La japonesa Naomi Osaka, 19° en el ranking de la WTA, se consagró campeona del US Open al derrotar en la final a la estadounidense Serena Williams por 6-2 y 6-4 en una hora y 20 minutos de juego.

Se trata del primer Grand Slam para Osaka, de 20 años, que también venció a Williams cuando ambas se enfrentaron en la primera ronda del torneo de Miami.

Lo que ha conseguido la nipona es todo lo que sueña una joven deportista, ya que tan solo seis meses antes se coronó campeona en Indian Wells y su segundo título, que adquiere mayor mérito, fue un 'grande' contra una de las tenistas más relevantes del circuito, Serena Williams.

El partido, que en principio prometía ser vibrante, fue desarrollándose en medio de una serie de desencuentros que protagonizó la norteamericana.

La exnúmero uno del mundo mantuvo fuertes roces con el juez central Carlos Ramos a lo largo del encuentro, fue sancionada y estuvo cerca de ser descalificada, pero esto no logró desconcentrar a su rival, que desplegó lo mejor de su talento en la cancha.

Naomi Osaka de Japón posa con el trofeo del campeonato después de derrotar a Serena Williams de los Estados Unidos en el día trece del torneo de tenis abierto de 2018 en el USTA Billie Jean King National Tennis Center, el 08 de septiembre.
Naomi Osaka de Japón posa con el trofeo del campeonato después de derrotar a Serena Williams de los Estados Unidos en el día trece del torneo de tenis abierto de 2018 en el USTA Billie Jean King National Tennis Center, el 08 de septiembre. Danielle Parhizkaran / Reuters

Osaka hace historia y pone su nombre en lo más alto del tenis mundial

Con nada que perder, Naomi Osaka sabía que su rival cargaba con la responsabilidad en esa final y, bajo esa premisa, disputó un partido con mucha solidez y explotando una de sus fortalezas, su potencia. Así logró incomodar a Williams, a quien le costó llegar a muchas pelotas durante el primer set.

La asiática se mostró madura de principio a fin y, además, conservó la compostura cuando la situación se puso más tensa. El criterio con que afrontó los últimos juegos del segundo set fue clave para vencer a la estadounidense que se fue diluyendo.

La multicultural deportista, hija de padre haitiano y madre nipona, que no habla su lengua materna porque abandonó Japón a los tres años, le da un nuevo impulso y frescura al tenis femenino.

Serena Williams y su deuda con la historia

Cuando por fin lograba volver a la cima luego de un duro año en el que tuvo a su hija Olympia y afrontó serios problemas de salud, Serena Williams tenía en sus manos una oportunidad de oro para lograr su título 24 de Grand Slam y compartir el podio con la australiana Margaret Court, quien ya ostenta esa cantidad de trofeos.

Sin embargo, a la estadounidense se la vio incómoda desde el primer set por el tenis que desplegaba Osaka, quien, desde el fondo de la cancha, le tiró unas pelotas inalcanzables.

Fue en el segundo set, cuando las ilusiones de Williams de hacer historia se vinieron abajo. Todo empezó porque recibió una advertencia por presuntamente recibir órdenes de su entrenador, a la que le siguió una nueva amonestación por romper su raqueta. Eso le valió perder un punto y, de allí en más, perdió la cabeza y terminó siendo penalizada con un juego al llamar "ladrón" al árbitro portugués.

“Deberías pedirme perdón tú a mí. Yo soy madre y no hago trampa. Eres un ladrón y un mentiroso porque me has robado un punto", dijo exaltada, después de conocer la decisión del juez.

Naomi Osaka de Japón llora mientras Serena Williams de los Estados Unidos la consuela después de que la multitud la abucheó durante la ceremonia de trofeos después de la final de mujeres en el día trece del torneo abierto de tenis de 2018 en el USTA Billie Jean.
Naomi Osaka de Japón llora mientras Serena Williams de los Estados Unidos la consuela después de que la multitud la abucheó durante la ceremonia de trofeos después de la final de mujeres en el día trece del torneo abierto de tenis de 2018 en el USTA Billie Jean. Robert Deutsch / Reuters

Fue su cabeza la que impidió disputar el último set y darle vuelta al partido. La jugadora local perdió el control y terminó dejándose llevar por sus sentimientos, que la alejaron de la posibilidad de lograr una de las victorias más importantes de su carrera.

La última vez que Williams ganó el Abierto de Estados Unidos fue en 2014, cuando completó su tercer año consecutivo como monarca del torneo, el cual se llevó en siete ocasiones.

"Realmente espero seguir viniendo a jugar aquí de nuevo. Ya veremos, ha sido un año difícil para mí, pero muchas gracias", dijo Williams, entre lagrimas.

Para Osaka, el triunfo llegó con desazón. Vencer a su ídolo le dibujó una media sonrisa en la cara y su celebración no estalló con la efervescencia esperada.

"Siempre fue mi sueño jugar contra Serena en la final del Abierto de Estados Unidos, estoy realmente agradecida de haber podido jugar contigo, siento que haya terminado así", dijo Osaka.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.