Saltar al contenido principal
Boleto de vuelta

El milagro económico de Islandia, ¿un modelo social para Europa?

Nuestros reporteros regresaron a Islandia, 10 años después de que la pequeña nación insular se sumiera en una profunda crisis luego de que el sistema bancario del país colapsara. Desde entonces, los islandeses cuestionaron prácticamente todo: sus instituciones financieras, su política e incluso la forma en que funciona su sociedad en general. Esto ha resultado en un rebote económico casi milagroso y una reforma social para el país, donde las mujeres ahora juegan un papel clave.

ANUNCIOS

Con una tasa de desempleo de solo el 1 por ciento, un crecimiento del PIB de cerca del 5 por ciento y una inversión que se eleva al 8,8 por ciento, los salarios en Islandia han vuelto a sus niveles previos a la crisis. Para el año fiscal de 2017, el balance nacional de Islandia vio los de otros países europeos.

Reykjavik, la capital de la isla, resume a la perfección la dinámica excepcional que vive el país. A lo largo de la línea de costa, las grúas trabajan día y noche mientras gigantescos proyectos arquitectónicos salen constantemente del suelo: salas de conciertos, centros de convenciones, complejos de viviendas, establecimientos comerciales y hoteles de lujo.

La impresionante recuperación económica de Islandia tiene mucho que ver con su reciente auge en el turismo, que ha permitido invertir varios cientos de millones de euros en la capital de Islandia. Pero eso está lejos de ser la única razón.

En los pocos años transcurridos desde que Islandia se hundió en una de las crisis financieras más profundas que cualquier país europeo haya visto en los tiempos modernos. Pero ya ha logrado salir de sus grandes pérdidas y obtener ganancias reales. Aunque la población de 330.000 personas ha tenido que vivir a través de una austeridad paralizante, la mayoría de las medidas impuestas contrastan fuertemente con las adoptadas por otros países afectados por la crisis.

Los controles de cambio y de capital han estado vigentes por casi 10 años. Y la isla nórdica nunca ofreció rescatar a sus bancos en quiebra, sino que encarceló a los corruptos banqueros del país.

La sociedad islandesa de hoy puede describirse como hiperactiva, introduciendo constantemente nuevas formas ingeniosas de garantizar la participación de su gente. Las mujeres, en particular, han encabezado los movimientos sociales del país y ahora están a la vanguardia del cambio en Islandia.

Aunque todavía existen algunas desigualdades en Islandia, la nación ha encabezado los rankings de igualdad de género del Foro Económico Mundial desde hace varios años. Es muy posible que el país esté en camino de convertirse en un modelo social para otras naciones europeas.

Por Séverine Bardon,Félix Vigné y Olivier Marzin.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.