Casi 60 soldados y policías muertos en el norte de Afganistán

Anuncios

Mazar-i-Sharif (Afganistán) (AFP)

Los talibanes mataron a casi 60 policías y soldados en una serie de ataques en cuatro provincias del norte de Afganistán, señalaron este lunes funcionarios de seguridad de este país devastado por 38 años de guerra.

Combates muy intensos tuvieron lugar el domingo de noche en las provincias de Sar-e-Pul, Kunduz, Samangan y Jowzjan.

Al menos 17 miembros de las fuerzas de seguridad murieron cuando los rebeldes atacaron un puesto de control cercano a la capital provincial de Sar-e-Pul, dijo ante la prensa el gobernador Zahir Wahdat.

"La lucha continúa", prosiguió. Los refuerzos serán enviados "pronto". Al menos 39 talibanes murieron y 14 resultaron heridos en ataques aéreos, según el gobernador.

Los talibanes ahora amenazan la capital provincial, lo que podría llevar a un "desastre" si no se envían tropas de refuerzo, advirtió al jefe de policía, Abdul Qayom Baqizoy.

Las unidades rojas, los combatientes de élite talibanes, también atacaron varias comisarías en la provincia de Kunduz, matando a 19 policías e hiriendo a 20, indicó a la AFP el jefe del distrito de Dasht-e-Archi, Nasrudin Saadi.

Los insurgentes además atacaron dos puestos de control en el distrito de Dara-e-Suf, en la provincia de Samangan, abatiendo a 14 policías, dijo el portavoz de la policía para el norte el país, Sarwar Hussaini.

Además, en la provincia de Jowzjan, centenares de talibanes invadieron el centro del distrito de Khomab, fronterizo con Turkmenistán, matando a ocho miembros de las fuerzas de seguridad, dijo a la AFP el jefe adjunto de la policía provincial, Abdul Hafeez Khashi.

Los ataques se produjeron horas después de que un kamikaze se inmolara en Kabul durante la conmemoración del asesinato del comandante Masud, quien combatiera a los talibanes muchos años atrás, y muriera dos días antes de los atentados en EEUU del 11 de setiembre de 2001.

Siete personas murieron y más de 20 resultaron heridas en este nuevo ataque, que fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

strs-mam-emh-amj/age/mb