Saltar al contenido principal

Jefe de Comisión Ballenera afirma que cumbre en Brasil marcará futuro de la caza

Anuncios

Florianópolis (Brasil) (AFP)

El presidente entrante de la dividida Comisión Ballenera Internacional (CBI), Joji Morishita, dijo que la actual cumbre de la organización de 89 miembros que arranca este lunes podría determinar su futuro, al debatir el regreso a la caza comercial de ballenas.

Mientras países pro y anticaza de ballenas se reúnen en Brasil en un encuentro que se extenderá toda la semana, Morishita dijo que el encuentro será clave para determinar si países balleneros como Japón, Noruega e Islandia vislumbran un futuro dentro del marco actual de la organización.

"Eso depende de cómo se desarrolle la discusión sobre la visión futura de esta organización", dijo Morishita en una entrevista con AFP.

"Necesitamos una organización internacional -que podría ser o no ser la CBI-, pero tiene que estar allí para gestionar las actividades de caza de ballenas, porque hasta las actividades balleneras futuras previsibles estarán allí, y siempre que las actividades balleneras son conducidas por los países -incluidas las actividades de subsistencia y de actividades indígenas de caza de ballenas-, se necesitan medidas de gestión internacional".

Noruega e Islandia son los únicos países que permiten la caza comercial de ballenas, pero permanecen dentro de la CBI como objetores de conciencia.

Japón, al tiempo que aboga insistentemente por un retorno a la caza de ballenas, aprovecha una laguna en la moratoria que atiende para realizar cacería "científica", que este año ha tenido un saldo de 333 ballenas minke.

Horas antes de que los países miembros de la CBI debatieran la propuesta de Japón de poner fin a la moratoria de 32 años vigente desde 1986, Morishita dijo que quería ver "un cambio de paradigma" en la manera en que la organización debate sus diferencias.

"El problema es que a menudo un lado niega al otro. Si podemos cambiar el paradigma de la negación mutua al respeto mutuo, creo que la CBI todavía seguirá teniendo un espacio para trabajar o un rol que cumplir", indicó.

Brasil, país anfitrión, y Japón, proponen dos visiones diametralmente opuestas del futuro de la organización.

Japón ha presentado un documento titulado "El camino a seguir" que propone crear un "Comité de Caza de Ballenas Sostenible" para los países que desean permitir a sus ciudadanos cazar poblaciones sanas de ballenas con fines comerciales. Pero miembros anticaza de ballenas como la Unión Europea, Australia y Nueva Zelanda están decididos a bloquearlo.

Brasil, por su parte,está tratando de unir a las naciones anticaza de ballenas detrás de una "Declaración de Florianópolis", que insiste en que la cacería comercial de ballenas ya no es una actividad económica necesaria y que permitiría la recuperación de todas las poblaciones de ballenas a los niveles previos a la existencia de la caza industrial.

"Nuestro desafío en esta reunión es si podemos unir las dos ideas diferentes o encontrar una solución en la que podamos estar de acuerdo en estar en desacuerdo, de modo que podamos mirar hacia el futuro en lugar de simplemente enfrentarnos entre nosotros", señaló.

Morishita, comisionado de Japón ante la CBI, y un veterano de las reuniones de la organización como defensor de la caza de ballenas, enfatizó que las cosas tenían que cambiar. Los ideales de conservación y de la caza comercial de ballenas eran "luchar siempre el uno contra el otro".

En reuniones pasadas de la CBI "la negación mutua fue una especie de norma" que causaba "conflictos y controversias muy difíciles", dijo Morishita, quien también preside el comité científico de la Comisión de Pesquerías del Pacífico Norte.

"Ha habido varios intentos de concertación, a lo largo del proceso creo que la discusión se ha vuelto más respetuosa y organizada", declaró.

"Sin embargo, la diferencia fundamental entre los dos bandos aún persiste, y todos estos intentos de concertación han fracasado, desafortunadamente", sentenció el japonés.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.