Saltar al contenido principal

Keiko Fujimori niega que busque destitución del presidente de Perú

Anuncios

Lima (AFP)

La influyente líder opositora peruana Keiko Fujimori negó este lunes que busque la destitución del presidente Martín Vizcarra, tal como lo intentó con su predecesor, Pedro Pablo Kuczynski.

Los desencuentros entre Vizcarra y la hija del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), cuyo partido domina el Congreso, han venido agudizándose desde hace dos semanas. Esta escalada ha avivado el fantasma de la destitución, como ocurrió con Kuczynski, quien finalmente renunció en marzo acorralado por la oposición.

"Con respecto a la vacancia (presidencial) quiero señalar claramente que nadie (del partido) ha hablado de esa posibilidad; yo la descarto", declaró Keiko a la prensa, tras comparecer ante una comisión legislativa que investiga a un congresista fujimorista por corrupción.

La tregua de cinco meses entre el gobierno de Vizcarra y la poderosa oposición liderada por Keiko terminó abruptamente el 26 de agosto, cuando ella reveló en televisión que se había reunido dos veces con el presidente. Vizcarra lo negó al comienzo, pero terminó por admitirlo.

El conflicto venía incubándose silenciosamente desde el 28 de julio, cuando Vizcarra propuso someter a referéndum una serie de reformas constitucionales que -en la práctica- privarían al fujimorismo del control del Congreso. Las propuestas incluyen prohibir la reelección de legisladores y restituir la bicameralidad del parlamento.

El presidente propuso estas reformas en respuesta al escándalo de los audios de jueces que vendían sentencias o traficaban influencias, desatado hace dos meses.

- "Segunda vacancia" -

En medio de la avalancha de inmigrantes venezolanos llegados al país y el temor a la inestabilidad política que ahuyenta las inversiones, el oficialismo denunció que el fujimorismo está armando un escenario para intentar destituir a Vizcarra en el Congreso, cercándolo de la misma manera que lo hizo anteriormente con Kuczynsk

El propio Kuzcynski rompió el domingo un silencio de casi seis meses, tras su renuncia, para afirmar que el fujimorismo buscaba una "segunda vacancia" presidencial.

"La mayoría parlamentaria y sus aliados buscan una segunda vacancia. Mi Gobierno democrático fue su primera víctima y ahora quieren uno más. ¡Basta!", escribió Kuczynski en Twitter.

Pero Keiko, quien se mostró sonriente ante la prensa, declaró este lunes que no puede haber una "segunda vacancia", porque Kuczynski renunció, sin llegar a ser destituido.

"Con referencia a la declaración del expresidente Kuczynski, de que la fuerza mayoritaria quiere vacar al presidente Vizcarra: Primero, que esto es una estrategia de distracción por parte del expresidente Kuczynski", dijo la líder opositora.

"En segundo lugar, él no fue vacado, él renunció por evidencias de actos de corrupción", añadió.

En sus declaraciones, Keiko evitó revelar su declaración ante la comisión legislativa, a la que fue citada como testigo en una investigación al legislador fujimorista Héctor Becerril, por supuestos lazos con jueces involucrados en el escándalo de los audios. La opositora se excusó diciendo que se trataba de una audiencia de carácter reservado.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.