Protección sanitaria de europeos ante contaminación ambiental es insuficiente

Anuncios

Bruselas (AFP)

La protección de los europeos ante la contaminación atmosférica es insuficiente, lamenta en un informe publicado este martes por el Tribunal de Cuentas Europeo, que señala que la mayoría de países del bloque violan las normas.

"Durante los últimos decenios, las políticas de la UE contribuyeron a disminuir las emisiones [contaminantes], pero la calidad del aire no mejoró al mismo ritmo y los efectos sobre la salud pública continúan siendo considerables", comentó Janusz Wojciechowski, responsable del informe del Tribunal.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la contaminación del aire es el principal factor ambiental de riesgo para la salud en la UE, donde provoca cada año la muerte prematura de unas 400.000 personas.

En países como Bulgaria o Hungría, la media "de años de buena salud perdidos a causa de la contaminación atmosférica" supera el registrado en China o India, señala el Tribunal de Cuentas, que se basa en cifras de la OMS.

Los auditores recuerdan que las normas de calidad del aire se fijaron en la UE hace casi 20 años, si bien "algunas de ellas son a la vez mucho menos estrictas que las directrices de la OMS y demasiado flexibles en cuanto a los últimos datos científicos".

Respecto al control por parte de la Comisión Europea de las acciones de los países europeos, el ejecutivo comunitario se enfrenta a "algunos límites", constata el informe. Las acciones judiciales iniciadas por Bruselas no lograron poner fin al problema.

"La mayoría de los Estados miembros todavía no respetan las normas de calidad del aire de la UE ni actúan con suficiente eficacia para mejorar la calidad del aire", apuntan los auditores.

Estos últimos recomiendan así "una acción más eficaz de parte de la Comisión Europea" y "una actualización de la directiva sobre calidad del aire ambiente", así como "una mejora de la sensibilización y de la información del público".

En mayo, la Comisión Europea decidió llevar ante la justicia europea a seis países después que sus reiteradas advertencias desde 2005 no funcionaran.

Bruselas reprocha a Alemania, Francia y Reino Unido que no respeten los límites fijados para las emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2), mientras que Hungría, Italia y Rumanía deben hacer más contra la presencia elevada de partículas finas PM10 en el aire.