Saltar al contenido principal

La celebración de la Diada en Cataluña estuvo marcada por movilizaciones de independentistas

Manifestación independentista convocada por la ANC con motivo de la celebración de la Diada en las calles de Barcelona, el 11 de septiembre de 2018.
Manifestación independentista convocada por la ANC con motivo de la celebración de la Diada en las calles de Barcelona, el 11 de septiembre de 2018. Quique García / EFE

Con un toque claramente político fue celebrada la Diada, la fiesta más importante para la Comunidad Autónoma de Cataluña en el noreste de España. Los asistentes pidieron la libertad de los independentistas que están en prisión.

Anuncios

Miles de personas marcharon por el centro de Barcelona, capital de Cataluña, en el marco de la fiesta oficial de esa comunidad autónoma. Esto con el objetivo de exigir la libertad de los independentistas catalanes que se encuentran en prisión provisional por haber participado en el proceso de independencia de 2017, que fue declarado inconstitucional, y el regreso de quienes huyeron de la justicia española y se refugiaron en otros países.

La celebración de la Diada, nombre que recibe esta fiesta regional, fue aprovechada por los independentistas para movilizarse portando banderas secesionistas, tras ser convocados por la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC), cuyo expresidente, Jordi Sánchez, es uno de los que se encuentra en prisión por haber participado en el proceso independentista considerado ilegal por Madrid.

Según la ANC, cerca de 460.000 personas se inscribieron para participar en la movilización que tenía como consigna “Hagamos la República Catalana”, aunque otras fuentes como la Guardia Urbana, elevó el dato a un millón de personas, una cifra muy similar a la de la celebración del año 2017.

Independencia y libertad para los presos políticos, reclamaron los asistentes

Los asistentes a la celebración corearon gritos como “independencia”, “libertad a los presos políticos”, “ni un paso atrás” o “aquí empieza nuestra independencia”. Enseguido dieron paso a la lectura de manifiestos y de una carta escrita desde prisión por el exvicepresidente del Gobierno regional, Oriol Junqueras.

El actual presidente del gobierno regional, el independentista Joaquim Torra, acudió junto a sus consejeros políticos a la marcha que según sus pretensiones debería ser la primera de una serie de movilizaciones masivas que los soberanistas esperan realizar en los próximos meses como medida de presión. Esto con la intención de que los dirigentes regionales sean juzgados antes de que finalice el año 2018.

Previo al inicio de la festividad y la movilización, en un acto institucional, presidido por Torra, fueron evidentes las divisiones entre las fuerzas que reclaman la independencia y los que son catalanes pero están a favor de mantener la unidad del reino de España. De hecho, los llamados unionistas no asistieron al acto.

También fueron evidentes las tensiones entre las autoridades catalanas y las españolas, un año después de que el Parlamento regional aprobara varias leyes que llevaron a un referendo ilegal de autodeterminación que fue realizado el 1 de octubre de 2017, fecha de la supuesta fundación de la “república catalana”.

Una mesa de diálogo en igualdad de condiciones

El vicepresidente del gobierno catalán, Pere Aragonés, a favor de la independencia, puso como condición la libertad de “todos los presos políticos” y el “libre retorno de los exiliados” con miras a una mesa de diálogo que sea “sincero y honesto” en el marco de una “negociación” con el gobierno central español que preside.

El vicepresidente del gobierno catalán, el independentista Pere Aragonés, puso este 11 de septiembre como condición la libertad de "todos los presos políticos" y el "libre retorno de los exiliados" con vistas a un diálogo "sincero y honesto" y una "negociación" con el Ejecutivo español, que preside el socialista Pedro Sánchez.

Por su parte, el Presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, pidió a través de la red social Twitter “convivencia, respeto, diálogo y entendimiento” en una “celebración y orgullo por una cultura, una lengua y una historia que une tanto a catalanes y catalanas”.

La Diada es una festividad catalana que conmemora la derrota militar que el 11 de septiembre de 1714 sufrieron las fuerzas militares de Cataluña que apoyaban al archiduque Carlos de Austria, durante la Guerra de Sucesión al trono de España, frente a las de Felipe V de Anjou, quien finalmente se impuso y fue coronado como el primer Borbón en reinar en España.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.