Saltar al contenido principal

Colombia: ¿liberaciones de secuestrados descongelan los diálogos de paz con el ELN?

Esta foto tomada el 26 de enero de 2017 muestra a Danilo Hernández, (C) comandante del Frente Occidental de Guerra Resistencia Cimarrón del Ejército de Liberación Nacional (ELN), durante una entrevista con AFP en Alto Baudó, en el departamento del Chocó, Colombia.
Esta foto tomada el 26 de enero de 2017 muestra a Danilo Hernández, (C) comandante del Frente Occidental de Guerra Resistencia Cimarrón del Ejército de Liberación Nacional (ELN), durante una entrevista con AFP en Alto Baudó, en el departamento del Chocó, Colombia. Luis Robayto / AFP

El Ejército de Liberación Nacional dejó en poder de una comisión humanitaria a tres policías, un militar y dos civiles que desde el pasado 3 de agosto se encontraban en la selva. El presidente Iván Duque exigió más gestos.

ANUNCIOS

La última guerrilla rebelde activa en Colombia, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), dejó libres este 12 de septiembre a un grupo de seis secuestrados que se encontraban en su poder desde el 3 de agosto. Así lo confirmó el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), quien acompañó a la comisión humanitaria para la entrega.

“Nos alegra saber que pronto podrán reencontrarse con sus familias”, publicó en Twitter el CICR sin dar mayores detalles además de la ubicación de la liberación: departamento del Chocó, en el oeste de Colombia, donde esa guerrilla mantiene reductos y zonas de control importantes.

La liberación se da en medio de las exigencias del presidente de Colombia, el derechista Iván Duque, que ha puesto sobre la mesa varias demandas para poder continuar con los diálogos de paz que iniciaron en el gobierno de Juan Manuel Santos en febrero de 2017 en Quito y que no se pudieron concluir con una firma final, como sí ocurrió con la guerrilla de las FARC, hoy partido político. Entre las exigencias del jefe de Estado están suspender las actividades delictivas incluidos secuestros y ataques a oleoductos.

Duque sostuvo en su posesión presidencial el pasado 7 de agosto que "un proceso creíble debe cimentarse en el completo cese de las acciones criminales".

La mesa de conversaciones fue trasladada el pasado mes de mayo a La Habana, Cuba, luego de que el mandatario ecuatoriano Lenín Moreno decidiera retirar la voluntad de su país de continuar siendo garante del proceso.

Y aunque el ELN ha dicho que solo cesará los ataques si el gobierno acepta un cese del fuego bilateral, las liberaciones de tres policías (Wilber Rentería, Luis Carlos Torres Montoya, Yemilson Leandro Gómez), un militar (Jesús Alberto Ramírez ) y dos civiles siguen las indicaciones del presidente Duque para que se abra la posibilidad de continuar las conversaciones de paz pero aún hay muchos interrogantes sobre las voluntades de ambas partes.

Según la Policía, el ELN aún tiene secuestradas a una decena de personas

Carlos Medina Gallego, doctor en historia de la Universidad Nacional de Colombia, opina que el gesto de liberación es un “compromiso que el ELN había asumido con el pueblo colombiano” y que lo interpreta como la “disposición de ese grupo de dialogar con el Gobierno en torno a la agenda de conversaciones que traía con Juan Manuel Santos”.

“Espero que el Gobierno Duque pondere en alta estima este gesto y disponga en un sentido complementario la decisión de que el alto comisionado pueda comenzar a pensar y organizar un equipo para que se retomen las conversaciones”, dijo a France 24 el experto en conflicto armado.

Esta foto tomada el 26 de enero de 2017 muestra a un miembro de la guerrilla del Frente Occidental de Guerra Resistencia Cimarrón del Ejército de Liberación Nacional (ELN) que vigila el área en Alto Baudo, en el departamento de Chocó. Luis Robayo / Reuters

Según estimaciones de la Policía Nacional, el ELN mantiene secuestradas a una decena de personas tras la liberación del grupo este 12 de septiembre, lo que podría seguir complicando que las negociaciones avancen con un Gobierno que se ha mostrado más reacio y vertical a negociar que el de su antecesor.

Salud Hernández, periodista colombo-española y quien fue secuestrada por el ELN en 2016 en Norte de Santander, le dijo a France 24 que la importancia de esta liberación es que “sueltan a seis personas que jamás debieron secuestrar y que sus familias por fin podrán estar tranquilas”, pero opina que no le ve mayor sentido a continuar con las conversaciones con “una guerrilla que no controlan los que están en Cuba, cada uno hace lo que le da la gana, la del Chocó la maneja ‘Uriel’ y hace lo que le parece y la otra ni siquiera da señales de vida… seguir hablando sin más no tiene sentido”, opina la periodista.

Víctor de CurreaLugo: "el balón ahora está en la cancha del Gobierno"

‘Uriel’ es el comandante de esa guerilla en la zona del Chocó y tras la liberación se quejó por la falta de cooperación del Gobierno por negarse a pactar protocolos que facilitaran el proceso humanitario. Lo que por ahora brota al público entre las dos partes son solo discrepancias.

“La decisión del gobierno de continuar o no con la mesa debe depender de una mirada más global. Yo creo que es un gesto importante la liberación unilateral del ELN en Arauca, ahora la de Chocó y la permanencia de la delegación de paz en La Habana. El balón ahora está en la cancha del Gobierno”, analiza Víctor de CurreaLugo, PHD de la Universidad Complutense de Madrid.

Pero según una comunicación de la Presidencia de Colombia, Iván Duque seguirá exigiendo más gestos al grupo guerrillero. El balón pasa de campo.

“Celebro que haya personas que estén retornando hoy a sus hogares después de haber padecido la tragedia oprobiosa del secuestro (...) pero el principio de una genuina voluntad de paz empieza con la liberación de todos los secuestrados”, insistió el mandatario colombiano argumentando que “si nosotros aceptamos que se hable de paz cuando se producen actos de violencia, lo que estamos diciéndole al país es que la violencia es un mecanismo legítimo para llegar al oído del Estado”.

La declaración de Duque, que tiene varias líneas de ambivalencia, puede ser un baldado de agua fría para los más optimistas con los diálogos pero también abre un interrogante sobre la actitud que tomará ahora el grupo marxista, actualmente acusado de financiarse a través del secuestro, la extorsión, el narcotráfico y la minería ilegal.

Gallego opina que ya ese grupo armado “viene dando muestras desde hace algún tiempo y que solicitar más gestos podría generar en ellos una reacción de rechazo a este tipo de solicitudes. Lo más pertinente para el país es retomar los diálogos y mantener una mesa de conversaciones”.

Presidente Duque: "si hay esa suspensión de actividades criminales (...) habrá interlocución"

Durante los 17 meses de negociación entre el ELN y el Gobierno anterior, el grupo guerrillero cometió 462 actividades criminales que dejaron 100 muertos, además de 148 ataques a la infraestructura petrolera y 16 secuestros, según el gobierno actual.

“Si hay esa suspensión de actividades criminales y la liberación de los secuestrados, aquí habrá interlocución”, prometió el presidente Duque.

Pero en la cancha de las negociaciones con la guerrilla, que según la inteligencia militar colombiana tendría alrededor de 1.500 hombres armados en zonas periféricas, el balón seguirá rodando, por ahora, de campo a campo en el estadio del limbo.

Con AP y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.