Rendez-vous

Repetición


LOS ÚLTIMOS PROGRAMAS

ESCALA EN PARÍS

Luis Alberto Albán: "hay mucho incumplimiento del acuerdo de paz en Colombia"

Saber más

EN FOCO

En Estados Unidos, los "pobres que trabajan" se encuentran sin hogar

Saber más

EN FOCO

Kenia: ¿renta universal para contribuir al desarrollo?

Saber más

ECONOMIA

FMI destaca avances en las conversaciones con Argentina para nuevo acuerdo

Saber más

EN FOCO

Egipto: una ley contra la cibercriminalidad acusada de violar las libertades

Saber más

América Latina

El asesinato de Marielle Franco sigue impune 6 meses después

© Mauro Pimentel / AFP | La política brasileña y concejala de Niteroi Taliria Petrone, ofrece una entrevista a la AFP, en la Cámara Municipal de Niteroi en la ciudad de Niteroi, Río de Janeiro, Brasil, el 19 de marzo de 2018.

Texto por Janira Gómez Muñoz

Última modificación : 15/09/2018

La muerte de la concejala y activista el pasado 14 de marzo conmocionó a Brasil, pero 180 días después las autoridades no han dado elementos consistentes sobre lo ocurrido. La viuda de Franco se ha hecho cargo de que el crimen no quede sin juicio.

Están todas las preguntas, pero no hay una sola respuesta sobre lo que le ocurrió a Marielle Franco el pasado 14 de marzo. Seis meses después, aún se desconoce quién o quiénes asesinaron a la concejala y activista, y por qué motivo se dio uno de los crímenes más graves de Brasil.

En esta fecha, organizaciones como Amnistía Internacional (AI) calificaron de “inadmisible” que las autoridades no tengan elementos consistentes sobre la muerte de Franco y su conductor Anderson Gomes, que fueron tiroteados en un barrio de Río de Janeiro tras participar en un acto político-cultural.

"El asesinato de Marielle y Anderson cumple seis meses. La falta de solución al caso es inadmisible. La impunidad no puede estar en el horizonte de las autoridades", comunicó la directora de AI en Brasil, Jurema Werneck, mediante un comunicado.

En esa línea, su viuda Mônica Benício expresó tristeza, pero afirmó que seguirá en la lucha porque “me dicen siempre que estamos trabajando, estamos avanzando, pero nunca reportan elementos consistentes”.

Crítica con la policía y defensora de los derechos de los más pobres

La muerte de Marielle esa noche de marzo conmocionó al país por sus 38 años y por su origen: nacida y crecida en un violento complejo de favelas, siempre defendió ese entorno de los abusos policiales y de la actuación del Gobierno brasileño.

Tanto es así que un recuerdo personal, la muerte de una de sus amigas por una bala perdida, la motivó a convertirse en activista e impulsora de los derechos humanos, vinculándose más tarde a la sociología y a la política, llegando a ser concejala del Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

Sin caricaturizar su perfil político y social (el de mujer negra, lesbiana, feminista y de izquierdas), logró en 2006 asumir la coordinación de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos y Ciudadanía de la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro, y en 2016, diez años más tarde, ser la quinta parlamentaria más votada en las elecciones de ese mismo estado carioca.

No obstante, tanto como investigadora y como política, era una dura crítica de la intervención federal en la seguridad pública de Río, algo que muchos creen que podría haber provocado su asesinato.

Según la prensa, en su muerte habrían participado "fuerzas de seguridad"

Precisamente, un mes antes del crimen, el Gobierno brasileño decretó esa intervención federal en el área de seguridad, dejando en manos de las Fuerzas Armadas el control del orden público.

Según la prensa, aunque está sin confirmar, milicias como grupos parapoliciales y “agentes de las fuerzas de seguridad” estarían detrás del asesinato de Marielle y Anderson. Hace poco, el ministro de Seguridad Pública, Raul Jungmann, fue más allá y declaró que el crimen pudo tener una motivación política al estar “implicados agentes públicos” y “políticos”.

La directora de Amnistía explicó por su parte que “posiblemente (el asesinato) tiene detrás un grupo lo suficientemente poderoso para creer en la garantía de impunidad hasta el punto de cometer tal ejecución en una de las ciudades de mayor visibilidad del mundo durante el período de intervención federal en la seguridad pública y en el año electoral".

Ante la falta de resultados, y declaraciones que no responden a las dudas de forma contuntente, la pareja de Marielle, Benício, se ha convertido en defensora de su caso. Y es que “como esposa siento un dolor muy particular, pero como brasileña es doloroso ver cómo un crimen atenta a la democracia sin ningún tipo de respuesta”, afirmó.

Benício ha llevado el legado de Marielle hasta la sesión número 39 del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, y ha denunciado desde allí la escasa investigación que lleva el Ministerio Público de Brasil.

Con EFE y medios locales

Primera modificación : 15/09/2018